Flores y frutos para San Lorenzo

Se cumplía un año más la tradición en la tarde del día 15 de agosto. Este año la ofrenda ha transcurrido con más rapidez, durante aproximadamente hora y cuarto, los oscenses ofrecían a San Lorenzo flores, frutos y otros alimentos como una parrilla de pan. Oscenses y visitantes, porque también participaban en esta ofrenda personas venidas de otros puntos de la provincia de Huesca. Uno de los puntos que han diferenciado esta ofrenda a otros años ha sido la ausencia de extranjeros así como la gran afluencia de niños y niñas, incluso algunos de tan sólo dos y tres meses iban ataviados con los trajes regionales. Asociaciones y parejas se dieron la mano en la ofrenda de flores y frutos a San Lorenzo en uno de los actos más multitudinarios de las fiestas.

Cientos de personas ataviadas con trajes regionales, en su mayoría, claro está, aragoneses han participado en la Ofrenda de Flores y Frutos. Recorrían el Coso Alto y el Coso Bajo para desembocar en la plaza de San Lorenzo ante la imagen del patrón de Huesca. Con trajes, en muchos casos, cargados de tradición familiar. Muchos grupos, como Estirpe de Aragonia, Santa Cecilia o los danzantes de Sesa han querido ofrecer al Santo Patrón un baile, ante la atenta mirada de cientos de visitantes que tras las barreras no han querido perderse este momento, que posiblemente junto con la mañana de San Lorenzo son los más emblemáticos de las fiestas oscenses.

Muchos de los trajes que se han podido ver son auténticos como explicaban en la transmisión de Radio Huesca, confeccionados con ricas telas de cáñamo y lino y heredados generación tras generación. Otros, más modernos, reflejaban a la perfección los estampados, adornos y formas de los originales. Se han podido ver trajes del siglo XVII y XIX, así como diferentes peinados, todo pensado al mínimo detalle para ofrecer lo mejor del folklore y la fiesta al patrón de Huesca.

Otro aspecto a destacar fueron los tocados que lucían las mujeres, sobre todo las que iban vestidas de chesas y ansotanas y las fragatinas, que peinaban el llamativo recogido de "picaporte". También estaban especialmente cuidados los aderezos y las joyas que completaban los espectaculares atuendos.

Junto a la peana y busto de San Lorenzo, la Hermandad de Caballeros de San Lorenzo con su presidente José Luis Estallo, que ha sustituido este año a Francisco Barreña, iba recibiendo a todos los oscenses mientras la parrilla de la fachada iban decorándose con todas las flores depositadas por los participantes. Los encargados de cerrar la ofrenda han sido los danzantes, acompañados de las Mairalesas y la Banda Municipal. Junto a la pena también se encontraban los concejales Andrés Puyuelo y Teresa Sas. Josefina Lanuza ha sido la encargada un año más de leer la oración a San Lorenzo y de retransmitir, a todos los oscenses que ahí se han congregado, la ofrenda al completo.

El texto de la oración que ha elaborado Juan Andreu tiene una clara alusión a la figura del danzante y su vinculación con el patrón de Huesca, San Lorenzo. Además, se hace referencia a la Basílica dedicada a este mártir, reflexionando sobre la celebración de San Lorenzo unos pocos días al año. Andreu reivindica la visita al patrón durante todo el año.

Poco a poco, la parrilla colocada en la fachada de la Basílica, sobre andamios y mallas, se fue llenando con ramos de claveles, gladiolos, margaritas y albahaca. Además de flores, se ofrecieron a San Lorenzo frutos de la tierra como los melocotones, las verduras de la huerta, vino, pan, embutidos, espigas. Sobre las ocho y media finalizaba con la entrada de los Danzantes a ritmo del dance del Degollau y Las Espadas que sirvieron para poner el punto final

Ofrenda que era seguida, horas más tarde, por la despedida al santo, protagonizada por las Peñas Recreativas Oscenses. Momento emotivo, pañoleta al viento, diciendo adiós al patrón de Huesca hasta las fiestas de 2004. La quema de una traca en la plaza de Navarra ponía el cierre a los festejos laurentinos del presente año.

Comentarios