Los oscenses no tienen miedo a nada

Las fobias son un conjunto de reacciones que tienen las personas cuando se encuentran frente a una cosa o situación que le infunde miedo. A veces esos miedos son racionalmente inexplicables. Para aquellos que creen en la reencarnación, algunas de las fobias se originarían en otras vidas. Es decir, algún miedo no superado o alguna experiencia no asumida. Los demás afirman que todas las fobias se originan en situaciones de esta vida y que marcan psicológicamente al individuo. Psicológicamente se han clasificado las fobias en tres grupos:

Las fobias de situación: son reacciones que se suscitan cuando las personas se encuentran en un lugar determinado. Como ejemplo podemo citar la agorafobia que es el temor a los espacios abiertos; en oposición está la claustrofobia que es el miedo a espacios cerrados y una tercera que se llama siderodromofobia que es el temor a viajar en tren. Las fobias de objetos: que es el temor a estar en contacto tanto con objetos inanimados o animales; a este último se le llama zoofobia. Las fobias de impulsos: que se producen cuando se teme realizar un acto peligroso, como arrojarse por una ventana (fobia de defenestración). El miedo desaparece cuando se alejan de esos espacios.

Los oscenses, dentro de la mayoría de los encuestados, son valientes y aseguran no tener miedo a nada, incluso más de uno afirma no temer ni a la muerte. El miedo a las alturas y algunos insectos, reptiles y arácnidos son las fobias más comunes para aquellos que asumen sus miedos.

También podemos encontrar otras variantes de las fobias. En este caso podemos subdividirlas en fobias comunes y fobias ocasionales. En el primero de los casos podemos citar el miedo a la soledad, a la muerte, a los peligros en general: o sea un miedo exagerado a cosas que todo el mundo teme. Y las fobias ocasionales en donde la angustia surge en situaciones especiales. Otro tipo de miedo es el que podemos encontrar en las películas del denominado género de terror. Freddy Krüger o el muñeco diabólico en 1988, son algunos de los personajes de ficción que han quitado a más de uno horas de sueño y pasar un mal rato.

Comentarios