La rehabilitación de la muralla uno de los objetivos del Ayuntamiento de Huesca

2003082020 muralla.jpg

La Dirección General de Patrimonio ya ha finalizado la redacción del Plan Director de la Muralla de Huesca, uno de los objetivos prioritarios del actual gobierno municipal.

Fernando Elboj enviaba recientemente una carta al Director General de Patrimonio en la que le solicitaba que se agilizara la redacción de dicho plan y que este fuera completado con la redacción posterior de un Plan Director en toda regla, para lo cual es necesario fijar la prioridad de las obras necesarias para poner en valor el monumento y el compromiso de financiación de las mismas.

El Director General de Patrimonio, Jaime Vicente Redón, comunicaba al Alcalde con quien se reunía recientemente en el Ayuntamiento de Huesca, que el anteproyecto está ya finalizado y en unos días será remitido al Consistorio Oscense para su estudio.

Elboj ha solicitado al Director General que se inicie la actuación sobre este monumento de manera firme y continuada para evitar su deterioro.

LA MURALLA

Rodeando el Casco Antiguo de la ciudad se levanta la muralla de Huesca, construida hacia el siglo IX, de la que quedan algunos restos bastante deteriorados. Fue construida por los musulmanes; quienes al asentarse en Huesca ya se encontraron con la existencia de un núcleo fortificado de época Ibero-Romana, en la parte alta de la ciudad (Alcazaba Vieja). El gobernador Amrus recibió, en el año 874-875 la orden del califa de Córdoba de amurallar la ciudad. A partir del siglo X, el crecimiento de la ciudad, con nuevos barrios o arrabales extramuros, obligó a construir un tercer cinturón defensivo de tierra. Con un perímetro de unos 2000 metros aproximadamente, su trazado coincidía con las calles Coso Alto, Coso Bajo y Joaquín Costa. De sus casi 100 torres se conserva únicamente la del Septentrión, remodelada según estilo gótico. Estas torres estaban separadas 22 metros entre sí. En la muralla había 7 puertas, las más importantes orientadas hacia los cuatro puntos cardinales.

Comentarios