Adornos en el cuerpo

Cada vez son más los oscenses que se apuntan a la moda del tatuaje. El gesto de dibujarse el cuerpo con distintos motivos se está convirtiendo en una práctica habitual. Huesca es un ejemplo más de esta tendencia mundial que no entiende de edades, de sexo ni de condición social.

Durante los meses de verano el perfil de la persona que acude a un centro a tatuarse es el de una mujer que, aprovechando el cambio de vestuario, desea lucir ese dibujo que le aporta un look diferente. Estos tatuajes suelen ser trabajos pequeños: delfines, soles, lunas, letras chinas... que desde ese momento, pasarán a formar parte de un tobillo, el ombligo, la espalda o el escote de la clienta.

Aquellos que conocen más a fondo el mundo del tatuaje y que son, se puede decir, clientes habituales, suelen esperar a que lleguen los meses de invierno para adornar su piel. La razón es evitar factores que en el periodo estival son inevitables y perjudiciales como el mar, la piscina o la luz del sol.

Los precios de los tatuajes oscilan dependiendo de su tamaño, su color y su dificultad pero, en líneas generales, como mínimo vienen a costar unos 30 o 40 euros. Estos dibujos, que para muchos son arte, se han convertido en un adorno, un estilo y en muchas ocasiones, en una reivindicación como la que realizó hace unos días un vecino de la provincia al tatuarse en su cuerpo: ?Yesa NO?.

Aquellos que quieran lucir un tatuaje deben acudir a un centro que les garantice unas correctas normas de higiene y prevención de riesgos sanitarios, exigir la factura por si tuvieran que reclamar en un futuro y saber que durante el período de un año no podrán ser donantes de sangre.

La precipitación es una mala consejera. Quienes hayan decidido tatuarse el cuerpo tienen todo el tiempo del mundo por delante para elegir el diseño o dibujo que quieran porque, ¡atención!, aunque ahora los tatuajes se pueden borrar utilizando láser y otras técnicas complejas, pueden quedar rastros y hay rastros que no resultan agradables si por fuerza tienen que ser para toda la vida.

Comentarios