El Hospital San Jorge atiende catorce zonas de salud de Huesca

2003080909 san jorge.jpg

La comunidad autónoma de Aragón se divide en cinco ÁREAS DE SALUD. Las Áreas número II, III y V corresponden a la provincia de Zaragoza. El área IV corresponde a la provincia de Teruel, siendo el Área I la que corresponde con la provincia de Huesca que, a su vez, se encuentra subdividida a efectos de la prestación de la asistencia sanitaria en dos sectores, teniendo como referencia cada uno de ellos los hospitales de Barbastro y San Jorge, en Huesca, como centro de referencia para toda la provincia en determinadas especialidades. El Hospital San Jorge atiende directamente al sector de Huesca que cuenta con estas catorce zonas de salud: Huesca capital 1 (correspondiente al Centro de Salud Perpetuo Socorro), Huesca capital 2 (Santo Grial) y Huesca capital 3 (Pirineos). A estas tres se suma Huesca Rural, Almudévar, Eyerbe, Berdún, Biescas-Valle de Tena, Broto, Grañén, Hecho, Jaca, Sabiñánigo y Sariñena.

Existen algunas poblaciones limítrofes, pertenecientes a la provincia de Zaragoza, cuya atención sanitaria se encuentra cubierta por los servicios sanitarios del Área I, como son: Ardisa, Artieda, Mianos, Murillo de Gállego, Salvatierra de Esca, Santa Eulalia de Gállego y Sigüés. Por el contrario, quedan excluidos del Área I los municipios de Candasnos, Castejón de Monegros, Peñalba, Valfarta y la localidad de El Temple.

HISTORIA DE SAN JORGE

En Julio de 1967, según la propia WEB del Hospital, inicia su actividad bajo la denominación de Residencia Sanitaria San Jorge del Seguro Obligatorio de Enfermedad o Seguriadad Social, dependiente del extinto Instituto Nacional de Previsión. Su construcción entra dentro de la última fase en la implantación sanitaria de la seguridad social, en concreto fue el penúltimo hospital que se integra en la red.

Debe su nombre a la ubicación a los pies del cerro y ermita de San Jorge (siglo XV), a las afueras de la ciudad, en una de sus zonas más prestigiosas, protegida por el Plan General de la ciudad como Zona Verde y demorada su licencia municipal ante la necesidad de recalificar la zona a urbanizable. El arquitecto Fernando García Mercadal, padre del movimiento racionalista en España y aragonés, proyecta en 1964 este hospital con premisas racionalistas aunque orientadas a un cierto organicismo que busca la comunicación del interior con el exterior. Esto se observa en el cuerpo de terrazas de la fachada, el tratamiento de la luz, su escala y volumetría funcional.

Se trata de un buen ejemplo de arquitectura hospitalaria ya edificado en 1965 e inaugurado oficialmente el 14 de noviembre de 1967. Edificio de siete plantas, con una capacidad de 200 camas, se invierten en su construcción y equipamiento 121 millones. El hospital cuenta con un edificio anexo, de tres plantas, que va a funcionar como ambulatorio de especialidades. A este edificio se trasladan las especialidades que van a dar contenido al hospital: cirugía, traumatología, oftalmología, ORL, urología y ginecología. Especialidades quirúrgicas en su mayor parte; las especialidades médicas estaban menos potenciadas: medicina interna, pulmón y corazón, digestivo, endocrino. Los servicios de medicina general, de pediatría de familia, odontología, tocología y practicantes siguen funcionando en el ambulatorio de Santo Grial, ubicado en el mismo edificio del INP.

La actividad del hospital en sus comienzos fue eminentemente quirúrgica, respondía a los patrones de una clínica quirúrgica de la época, atendida por especialistas de cupo del ambulatorio y por los médicos residentes que integraban el servicio de urgencias, existiendo para la atención de pacientes de medicina interna y pediatría, dos especialistas consultores.

La plantilla descontando facultativos era de 150 trabajadores. En un primer momento sólo funcionan las plantas quirúrgicas 2ª, 3ª y 4ª, con sesenta camas por planta, contaba con ocho quirófanos (dos de partos, dos de trauma, cuatro de cirugía), reanimación y cinco incubadoras.

Comentarios