Respiración asistida para la democracia

Rosa González

La democracia está en la U.V.I. De eso no creo que a nadie le quepa la menor duda. Y no ha sido culpa de un lamentable accidente de tráfico ni de un golpe de calor. Aquí ni golpes ni accidentes, más bien todo perfectamente diseñado en algunas cabezas pensantes de nuestro país. Unas cabezas a las que hace bien poco entregábamos nuestra confianza en un sistema político que hasta ahora no parecía demasiado malo pero que, después de ver un telediario de agosto, parece más propio de una república bananera.

Entre Marbella y Madrid, Madrid y Marbella, ya no sé para donde mirar. Unos mienten descaradamente y otros no dicen la verdad. A pesar de cambiar los protagonistas, no sé si hay tanta diferencia entre ambos culebrones. En el de Marbella las acusaciones de robar, manipular y mangonear a su gusto los asuntos públicos son aceptados por los acusados con total normalidad porque, como todos lo hacen, pues, oye, no hay ningún problema.

En cuanto a lo de la capital del reino, hay que reconocer que es un poco más complicado. Que sí tú hiciste, que si yo dije, que si se me olvidó quien paga mi nómina - por cierto, un insulto y una tomadura de pelo para los que todos los días nos levantamos temprano para ganarnos el pan - ... En fin, que la sensación de los que seguimos las historietas veraniegas es la misma en ambos casos.

Va siendo hora de que alguien nos demuestre que la democracia no siempre es así. Que hay políticos honestos, y muchos. Pero la verdad, en estos momentos, uno ya no sabe ni qué pensar con tanta gente metida en el ajo.

Comentarios