Preocupación por la previsión de intenso calor del día 9

2003080707 tiempo calor.jpg

Las altas temperaturas y los cielos despejados serán la constante durante la próxima semana en la provincia oscense. La ola de calor que azota toda España continuará, al menos, hasta el próximo día 16, según las previsiones del Instituto Nacional de Meteorología.

Asimismo, desde este instituto se apunta que las temperaturas continuarán casi sin cambios, e incluso podrían volver a subir, alcanzando los 38º. Estas altas temperaturas que se vienen sufriendo han propiciado que las ventas de ventiladores y aires acondicionados se disparen, actualmente en Huesca es casi imposible encontrar en alguna tienda uno de estos aparatos, e incluso en algunos establecimientos no saben, a ciencia cierta, cuando pueden recibir nuevas unidades.

La mayor preocupación en Huesca se centra ahora en el próximo día 9. Las altas temperaturas que se suelen vivir este día en la plaza de la Catedral serán aún peores, por todo ello el CECOPI, ha aumentado el número de ambulancias este día, por el posible aumento de desmayos o problemas derivados del calor. De esta manera, tanto el Ayuntamiento oscense, como Protección Civil y Bomberos se han puesto de acuerdo para realizar un plan de emergencias para este día.

AUSENCIA DE VENTILADORES

El calor continuado de junio, julio y lo que llevamos de agosto, así como la ausencia de precipitaciones, han llevado a que la demanda de equipos de refrigeración se haya disparado en las últimas fechas.

Es significativo el caso de los ventiladores, agotados en Huesca y en buena parte de nuestro país. De hecho, algunos establecimientos de la capital oscense podían abastecerse hasta hace poco en otras poblaciones de comunidades autónomas cercanas. Es el caso, por poner un ejemplo, de Bilbao. En esta localidad, como en el resto del país las temperaturas han superado con mucho los 30 grados, con lo que las existencias de aparatos de refrigeración también escasean.

Son los efectos del calor en este verano 2003, que también afecta en positivo a la afluencia de bañistas a las piscinas y en la venta de agua y de refrescos en los comercios de alimentación. Por el contrario, el calor también trae aparejado un elevado riesgo de incendios en el Alto Aragón, a las altas temperaturas se suma el reducido porcentaje de humedad y la abundante masa vegetal generada con las lluvias de invierno y de primavera. El sector ganadero también muestra su inquietud, de hecho ASAJA ha solicitado al Gobierno de Aragón que articule ayudas para compensar las pérdidas derivadas del calor, considerando la excepcionalidad de los valores en este año 2003.

Comentarios