Huesca y el mundo del toro homenajea a Justo Ojeda

2003081212 ojeda torero.jpg

25 años al frente de la Plaza de Toros de Huesca veían su reconocimientos este lunes en una cena homenaje que la ciudad, a través de sus representantes políticos, y el mundo del toro, le tributaba al empresario del coso taurino oscense.

Parte de las primeras figuras que por Huesca han pasado bajo el paraguas de Justo Ojeda asistían al acto. Como destacados, Rafael de Paula, Sebastián Palomo Linares, Juan Antonio Ruiz ?Espartaco?, Pedro Moya, el Niño de la Capea, y Emilio Muñoz. Tampoco faltó la representación aragonesa con figuras como Raul Aranda, Roberto Bermejo, Justo Benitez, Tomás y Diego Luna.

Tras la cena se llevaba a cabo el acto homenaje en el que el Alcalde, Fernando Elboj, recordaba la seriedad de Ojeda como empresario, lo que le reportaba el apoyo del primer edil oscense en el futuro, en un claro compromiso por la continuidad de Ojeda en Huesca.

Al término del homenaje las primeras figuras del toreo recordaban para Radio Huesca Digital su paso por la ciudad. De forma especial lo hacía Sebastián Palomo Linares hombre que disfruto con su toreo efectista en una feria, decía, muy alegre.

Espartaco, con su sempiterna sonrisa, indicaba que siempre tuvo un hueco en los carteles de la Feria de Huesca y, además, triunfó otras tantas veces.

También Pedro Moya, el Niño de la Capea, ahora convertido en ganadero, guarda buenos recuerdos de su paso por la ciudad. Este año ha regresado a Huesca como ganadero, aunque prefiere recordar sus tiempos de matador de toros.

Finalmente, una leyenda viva del toreo como Rafael de Paula, volvía a Huesca, ciudad de la que, reconocía, no tenía un buen recuerdo, ya que en su segundo toro, en la única vez que había estado aquí como matador de toros, decidió hacer la faena con la montera puesta, un extremo que permite el reglamento, pero que el público le recriminó.

Finalmente el homenajeado, Justo Ojeda, agradecía a las diversas corporaciones el trato que le habían dispensado y dejaba claro que Huesca seguirá siendo la niña de sus ojos, la plaza que le ha permitido ascender en escalafón del empresariado taurino y gestionar en estos momentos cosos tan importantes como el del Puerto de Santa María o el de Valencia, aunque su próximo objetivo será hacerse con las Ventas.

Por lo que respecta al futuro de la feria taurina de Huesca, Ojeda explicaba que será difícil que se pueda seguir con 5 festejos, 4 corridas y una novillada o corrida de rejones dice el pliego, aunque dejaba también claro que los dos años que le restan de contrato ese punto será respetado a rajatabla.

El homenaje a Justo Ojeda ha permitido que en Huesca se haya dado cita estos días parte del mundo del toro, los que son y los que fueron. Además Manuel Martín Morros, periodista taurino, ha sido el encargado de recopilar este cuarto siglo de historia taurina de Huesca en un libro que se ha editado con motivo de esta efeméride. Y, excepcionalmente, en la feria laurentina este año, por primera vez, podemos disfrutar de cinco corridas de toros.

Comentarios