Organizaciones ecologistas quieren que en la factura de la luz se aclaren los impactos ambientales

Organizaciones ecologistas (Ecologistas en Acción, Greenpeace, WWF/Adena), de consumidores (CECU, FUCI, UCE, Asgeco) y sindicales (CC OO, UGT) han unido sus fuerzas en la campaña ?Queremos saber para poder elegir? para reclamar que la información sobre el origen de la electricidad que compramos y sus impactos ambientales se incluya en el recibo de la luz que llega a nuestros hogares.

Por no disponer de la información adecuada, los consumidores se están viendo privados de la posibilidad de ejercer el derecho que tienen, desde enero de 2003, a elegir la compañía de la luz que quieren que les suministre. Con esta campaña se quiere asegurar que se proporciona, de forma regular y fácil de comprender, información sobre el origen de la electricidad que se compra y sobre la empresa que la vende, garantizando unos derechos básicos de los consumidores -el derecho a saber y el derecho a elegir electricidad limpia-.

El lanzamiento de la campaña en nuestro país se produce cuando se acaba de aprobar una Directiva europea que impone a todas las empresas que venden electricidad a los consumidores finales la obligación de desglosar las fuentes de energía que se utilizan para generar la electricidad que venden, así como informar sobre los impactos ambientales que originan, detallando como mínimo las emisiones de CO2, causantes del cambio climático, y los residuos radiactivos producidos.

El Gobierno español debe convertir en ley esta Directiva antes del 1 de julio de 2004.

La nueva ley debe tener como objetivo garantizar que esta información sea regular, transparente y accesible y el único medio de asegurarlo es a través de la factura de la luz. Por ello, como primer paso de la campaña, ecologistas, consumidores y sindicatos se han dirigido al Ministro de Economía, Rodrigo Rato, para exponerle sus reivindicaciones. Las organizaciones promotoras de la campaña están movilizando a sus asociados y simpatizantes para que, a través de Internet http://www.ecologistasenaccion.org/alerta.htm , envíen mensajes al ministro apoyando los objetivos de la campaña.

En nuestro país la generación de electricidad en centrales térmicas representa la mayor fuente de emisión de CO2, superando los 100 millones de toneladas al año, y las centrales nucleares constituyen un permanente peligro por el riesgo de vertidos, rutinarios y accidentales, y por su incesante producción de residuos radiactivos. Una vez los consumidores conozcan el origen y los impactos de la electricidad que se les ofrece, podrán comparar y elegir aquellas compañías que garanticen un origen sostenible a su electricidad y rechazar la procedente de fuentes de energía sucias como la de las centrales térmicas y nucleares.

Es evidente que el medio más directo para proporcionar esa información es el propio recibo de la luz puesto que llega indefectiblemente a todos los usuarios y varias veces al año. No hay otra justificación para evitar incluirla en el recibo que la de reducir la difusión de los impactos ambientales de la electricidad.

Comentarios