Cecilia Buil califica como “una de las mayores emociones de su vida” la experiencia vivida en mar abierto

2003072828 cecilia buil.jpg

La escaladora oscense Cecilia Buil y la brasileña Roberta Nunes han llegado a la pared del Thumbnail, el mayor acantilado del mundo, ubicado en Torssuktak Fjordm en la costa del sur de Groenlandia y al que sólo se tiene acceso por mar en la región del cabo Farvel. Las dos deportistas, junto al especialista en piraguas Gorka Ferro y el realizador de vídeo Jesús Bosque (que documenta la expedición), iniciaron la etapa de aproximación a la pared el pasado sábado, día 26, en Nanortalik. Desde allí recorrieron 28 kilómetros en kayaks marinos individuales y pasaron la noche en un campamento que instalaron en una de las costas del fiordo de esta gran isla, la mayor del mundo si se considera Australia como continente.

El segundo día de la travesía, los cuatro participantes de esta expedición salieron a mar abierto, uno de los mayores retos que debían afrontar. El resultado de la aventura fue absolutamente positivo, no sólo por el buen clima que reinó durante toda la jornada sino también por el incomparable paisaje que pudieron contemplar desde las embarcaciones. Según explicaba impresionada la propia Cecilia Buil desde la tierra de los inuits, fue ?una de las mayores emociones de mi vida?.

Desde los respectivos kayacks, los expedicionarios pudieron observar a cinco ballenas, una de las cuales les siguió en su travesía, según comentan, así como a numerosas focas, que les rodeaban. Asimismo, contemplaron diversos icebergs que flotaban por las aguas marinas a una distancia aproximada de 75 metros.

Posteriormente entraron en el fiordo y llegaron hasta Frederiksdal, una localidad en la que pudieron ya pisar tierra firme y aprovechar para adquirir la gasolina que necesitaban. El equipo ha llegado a una isla situada enfrente del mayor acantilado del mundo, el Thumbnail (1.500 metros de altura), donde instalarán el campo base y donde ya se encuentra el material que portaban para la expedición. Así pues, desde ahora los kayaks se utilizarán para transportar material y comida desde los pueblos más cercanos a la pared así como para mantener comunicación con otros lugares.

Por su parte, Cecilia Buil y Roberta Nunes comenzarán a estudiar y analizar con detenimiento la pared, que emerge vertical del mar, para decidir cómo será finalmente la escalada y por dónde discurrirá la vía que pretenden abrir en el acantilado. En principio, se moverán en estilo alpino, es de decir, cada día cambiarán su vivac. Está previsto que el ascenso a la pared, realizado hasta ahora tan sólo por tres escaladores ingleses, comience aproximadamente el próximo 31 de julio para alcanzar la cima alrededor del 20 de agosto.

Este proyecto cuenta con la financiación y apoyo del Gobierno de Aragón, Peña Guara de Huesca y las colaboraciones de las firmas comerciales Mammut, Artiach, Jasmine, Bolle, Power Bar y Kailash.

Comentarios