El Festival Folklórico de los Pirineos nació para hermanar a Jaca y Oloron

2003072929 festival folklorico.jpg

Jaca acoge este año la 41 edición del Festival Folklórico de los Pirineos, en la que se dan cita más de 1.200 danzantes, pertenecientes a 24 grupos de 17 países. El pabellón acoge las principales actuaciones, aunque este año se ha intentado acercar el festival a la calle, potenciando los pasacalles por el casco antiguo. El momento cumbre se alcanzará el domingo, con el desfile de clausura, en el reinará el colorido, la música y las danzas de todos los grupos. Más de 70.000 espectadores se dan cita en cada edición para ver el desfile final.

La historia del festival se remonta a principios de la década de los 60. El Festival Folklórico de los Pirineos nació a principios de noviembre de 1961 durante una reunión informal que permitió el reencuentro de responsables españoles y franceses en la frontera de ambos países. En aquella época, Francia y España no mantenían relaciones diplomáticas seguidas. Los valles de ambos lados de los Pirineos habían parado los intercambios y los encuentros.

El primer objetivo de la creación de este festival era reanudar las relaciones normales entre el Béarn y Aragón. El siguiente, era hermanar las ciudades de Jaca y Oloron, cuya historia durante más de diez siglos se había visto estrechamente ligada. Los vínculos comerciales y humanos entre las dos ciudades hermanas se habían interrumpido con la guerra civil española y el régimen autoritario al que condujo.

De esta manera, el que fuera alcalde de Jaca, Armando Abadía, a través del Centro de Iniciativa y Turismo de Jaca, y Louis Haure, desde Oloron, pusieron en marcha en el año 1962 la primera edición del Festival Folklórico de los Pirineos, que se celebró en la localidad francesa, ya que ésta organiza los años pares y Jaca los años impares.

El festival iba a convertirse en la primera iniciativa importante que abría una era de colaboración y de confianza recobrada entre ambos países. Los inicios no fueron fáciles, pero hoy por hoy el Festival Folklórico de los Pirineos está considerado como el mayor festival de Europa en lo que se refiere a las artes y tradiciones populares. Es de destacar también la importante colaboración de los voluntarios en la organización de este evento, que ha permitido que cada año vaya creciendo su éxito.

El Festival seduce sobre todo por la calidad de los grupos que reúne, la sinceridad de los encuentros y el espíritu de la fiesta, y se ha convertido en la llama que fomenta el hermanamiento de las dos ciudades, Jaca y Oloron.

Comentarios