El Alto Aragón “se adhiere” contra el trasvase

2003073028 phn.jpg

El Gobierno de Aragón sigue reuniendo adhesiones a las alegaciones que presenta al estudio de impacto ambiental del trasvase de agua del Ebro al litoral mediterráneo. El periodo de exposición pública finaliza el sábado, 2 de agosto, si bien el Ejecutivo autónomo pretende presentar toda la documentación este viernes. Será en el Ministerio de Medio Ambiente.

El número de adhesiones ha ido creciendo de forma significativa en los últimos días. Se llegaba al fin de semana con la cifra de 3.000, mientras que en las últimas horas se alcanzaban las 5.000. Durante el jueves, el Instituto Aragonés del Agua ordenará todos los apoyos recibidos.

Desde el Ejecutivo autónomo se aducen los importantes daños medioambientales que tendría el trasvase de agua de llevarse a cabo; daños no sólo en el Delta del Ebro, sino también en territorio aragonés, por ejemplo en los embalses de Mequinenza y Ribarroja.

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, incide en que durante meses el impacto en los 500 kilómetros de costa de Mequinenza sería muy importante.

El Gobierno de Aragón planteaba hace unos días la relevancia de que diputaciones provinciales, comarcas y ayuntamientos se adhirieran a sus alegaciones. En el caso del Alto Aragón, este hecho es una realidad, con el apoyo a la política del Ejecutivo autónomo de los principales municipios de la provincia (incluido el de Monzón, que con la entrada del nuevo equipo de gobierno ha variado su postura sobre el trasvase). También se ha adherido la Diputación Provincial de Huesca.

Al margen de las adhesiones a las alegaciones que plantea el Gobierno de Aragón, distintos colectivos han elaborado también su propia documentación con los argumentos que esgrimen contra el trasvase del Ebro. Es el caso, por ejemplo, de organizaciones ecologistas, que han presentado este miércoles sus alegaciones ante el Ministerio de Medio Ambiente.

Comentarios