"Pirineos Sur" acoge el segundo concierto del especial Latinoamérica, Tradición y Modernidad

2003071819 Orishas3.jpg

El Auditorio Natural de Lanuza acoge, este sábado a las diez de la noche, la segunda velada del especial sobre Latinoamérica, Tradición y Modernidad recibe el nombre de ?Rockeros y raperos? y está enmarcado en el Festival Pirineos Sur?, dos grupos pasarán por el escenario flotante para mostrar de nuevo el fecundo caldo de cultivo de las músicas no convencionales que es el continente americano.

?Café Tacuba? es un cuarteto mexicano que no ha cesado de investigar desde su fundación en 1992. Al principio practicaban un pop a lo The Cure (entonces todavía se llamaban ?Alicia ya no vive aquí?), tendencia que dejaron para adentrarse en nuevas y más frondosas selvas con su primer disco, ?Café Tacuba?.

El lanzamiento de ese primer trabajo les colocó directamente en las listas de éxitos, gracias a que todo México DF conocía las canciones antes de que fueran grabadas: vendieron 40.000 copias al cabo de dos semanas, lo que infundió seguridad a su discográfica y dio alas a la creatividad de los músicos.

La propuesta de ?Café Tacuba? se inscribe en el rock, alimentado por innumerables aderezos, que incluyen los ritmos de origen indígena y samples (fragmentos de grabaciones ajenas). Revisitan la tradición mejicana con humor y decisión ?como es el caso en ese gran éxito suyo, ?Ingrata?, que no es sino un corrido acelerado.

Las ventas no les hicieron dormirse en los laureles del éxito, sino que les permitieron atreverse con ese espléndido trabajo que ese ?Revés/Yosoy? (1999), producido por Gustavo Santaolalla (productor de Los Juanes, Molotov, Bajo Fondo ...). Un disco que fue calificado por algunos de oscuro y difícil, y que no era otra cosa sino el fruto lógico de su experimentación y afán de renovación: una especie de ?post-rock latino? que hizo las delicias de la crítica más avisada.

El trabajo que presentarán en Lanuza lleva el título de ?Cuatro Caminos? (producido también por Santaolalla), mucho más accesible y festivo que el mencionado, con títulos como ?Cero y uno?, ?Mediodía? y ?Recuerdo prestado?. Sin embargo, Nrü, Joselo y Enrique Rangel, y Emmanuel de Real, no se limitarán a eso, sino que deleitarán al público presente con la gran variedad de estilos lúdicos que han venido mostrando desde su debut en el 92.

La música de ORISHAS es de base rapera. Ahora bien, la pluralidad de estilos que cultivan les permite cautivar tanto al público latino, como al del hip-hop, el pop o el rock.

Con gran respeto por el star system del son, Orishas han conseguido con éxito aunar la música tradicional cubana con el rap. Prueba de ello es ese sabrosón primer disco, ?A lo Cubano?, una correcta fusión entre muchos de los ritmos de la gran Antilla: guaguancó, rumba, son... en tono de rap. Lo que confiere a los conciertos un toque festivo post-moderno que rebasa la ingenuidad campesina de sus mayores.

Su último disco data del 2002. ?Emigrante? es un trabajo menos rítmico y más melódico, con un evidente componente social en sus textos. Hablan Orishas de la condición del exiliado latino en Europa, sus dificultades y sus inquietudes, con un tono incisivo inimaginable en su primer trabajo. El éxito les está llegando, empero, desde títulos como ?¿Qué pasa??, primer sencillo del CD. ?300 kilos? ?Mujer? y ?Así fue? son otros de los títulos.

La Habana fue el escenario de un multitudinario concierto de Orishas en un espectáculo conmemorativo del 59º aniversario de la Revolución. Fidel Castro les invitó a cenar, prometiéndoles la creación de un estudio para la promoción del rap isleño. Algo se debe de estar moviendo en La Habana cuando el rap, que había sido hasta entonces la música del enemigo, merece los aplausos del PCC. Lo que hace de los Orishas, Ruzzo, Yotuel y Rico Son, profetas en su tierra y embajadores del nuevo son cubano en el planeta.

Comentarios