El MIJARC Europa decide en Barbastro ser una organización abierta

Sin perder la identidad cristiana la asamblea general del MIJARC Europa ha decidido no excluir a aquellos grupos que practican otras religiones. Esta ha sido una de las conclusiones más destacadas a la que han llegado en Barbastro, veinticinco jóvenes de diferentes países que pertenecen al Movimiento Internacional de la Juventud Agraria y Rural Católica de Europa.

Berta Vizcarra, miembro del comité ejecutivo de la asamblea general, explica este acuerdo,? El MIJARC lo formamos siete países, seis movimientos miembros y uno de contacto que es Hungría. En 1999 comenzamos una discusión sobre la identidad interna de la organización internacional, ya que con la ampliación de la Europa del Este encontramos organizaciones de juventud rural que podían ser católicas o no .La organización estaba de acuerdo en ser católica, pero hemos llegado a la conclusión que somos una organización abierta a pesar que los movimientos que formamos MIJARC tengamos un perfil católico pero no queremos excluir a nadie?.

Otro objetivo de la asamblea ha sido conocer la situación de los jóvenes en el mundo rural visitando dos proyectos en Aínsa y Arcusa. La evaluación del curso se ha centrado en la campaña a favor de una alimentación para todos, de la que se desprenden datos significativos como es conocer que muchas personas que padecen hambre viven en las zonas rurales y el setenta por ciento son mujeres.

En la asamblea se han planificado las actividades para los próximos meses. En octubre se celebrará un seminario internacional sobre desarrollo internacional, el tema de la reforma de la PAC será otro de los temas que tienen previsto abordar en diciembre, y continuará el trabajo para ampliar el movimiento hacia el Este de Europa.

MIJARC es una ONG al servicio de los jóvenes del mundo rural que cuenta con casi dos millones de miembros en más de sesenta países en África, América Latina, Asia y Europa. Su trabajo se basa en el principio de ?ver, juzgar y actuar? como método para defender los intereses de los jóvenes rurales en el ámbito político, económico, sociocultural y religioso.

Comentarios