A propósito del acuerdo PSOE-CHA

Jesús Pérez Navasa

Ex concejal de IU en el Ayto. de Huesca y ex responsable de urbanismo.

Resulta muy interesante hacer un seguimiento de los primeros días del nuevo gobierno municipal de PSOE y CHA en el Ayuntamiento de Zaragoza, por lo menos para mí, ya que supone un ejercicio de comparación entre los cuatro años de gobierno en coalición de IU con el PSOE en el Ayuntamiento de Huesca, donde asumí la concejalía de urbanismo al frente de IU y sufrí la crítica más ácida posible por parte de CHA, en la oposición entonces como ahora.

Y lo digo porque un partido como CHA, tan centralista en sus órganos, no tiene un doble discurso territorial, uno en Huesca y otro en Zaragoza, supongo, pero sí que parece tiene un discurso distinto si está en el gobierno o en la oposición.

La gestión de IU en el Ayuntamiento de Huesca fue muy criticada desde los nacionalistas, sobre todo en lo que respecta a la gestión de suelo público. Resumiendo, la crítica principal era que el Ayuntamiento de Huesca obtenía pocos réditos en los convenios urbanísticos que se firmaron. Lo cierto es que en cuatro años la ciudad obtuvo el mayor patrimonio de suelo de su historia y consiguió suelo para poder intervenir en el mercado con vivienda de protección en suelo público, así como la mayor promoción de su historia con la realización de todo un polígono de protección. De hecho, durante cuatro años, desde IU supimos evitar que este suelo se vendiese para pagar determinadas obras. Esta fue la fortaleza de IU en un acuerdo de gobierno con el PSOE en el que participaba, no lo olvidemos el PAR. Quizá no lo supimos explicar a la ciudadanía, pero en todo caso la gestión fue premiada por los votos que supo capitalizar plenamente el Alcalde.

Pues bien, si IU logró resistir los intentos vendedores durante cuatro años, lo cierto es que CHA en Zaragoza no lo ha conseguido ni cuatro semanas, ¡y sin la presión del PAR!. Con estupefacción leo en la prensa que, pese a las promesas que realizó en campaña, no llega a dos meses, cambia radicalmente de opinión y hace lo contrario de lo que dijo, es decir, se vende el suelo público para lo contrario de lo que debe ser destinado.

Estoy seguro que para muchas personas será una decepción que el radicalismo verbal del que hace gala se torne en el mayor de los entreguismos en el momento que toca poder. CHA está demostrando que es una fuerza de oposición, y sólo de oposición, ya que cuando llega al poder cambia de opinión como su eslogan de campaña, como los tiempos, que cada vez son más conservadores. IU demostró que gobernando en Huesca se mantuvo firme en sus principios y consiguió patrimonializar al Ayuntamiento. Con igual dignidad rompió sus acuerdos con el Gobierno de Aragón cuando se agredió a la enseñanza pública. Lo que está ocurriendo en el Ayuntamiento de Zaragoza debe servir de aviso al resto de Aragón. Imaginen lo que hubiese sido si Marcelino Iglesias hubiese negociado con CHA. En este momento los tiempos nacionalistas no estarían cambiando, ya habrían cambiado del todo.

Comentarios