Sigue la espera para urbanizar la travesía de Fraga

Fraga sigue esperando que el Ministerio de Fomento cumpla con el compromiso de urbanizar la travesía de esta población, justo un año más tarde de la inauguración de la variante. De momento el proyecto ya está redactado pero falta anunciar la licitación de las obras cuyo coste asciende a tres millones de euros. La conservación del nuevo vial (transformado de carretera a calle) correspondería posteriormente al Ayuntamiento de Fraga.

En julio de 2002 el ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, inauguraba la variante de Fraga, con una longitud de 16 kilómetros. La inversión había ascendido a setenta millones de euros, con tres años de trabajo a cargo de las empresas Ferrovial y Agromán.

El balance que se realiza en la capital del Bajo Cinca es altamente positivo, dada la reducción de tráfico que se ha registrado, especialmente el de vehículos pesados. Además, no se ha reducido el número de visitas de carácter turístico.

No obstante, el Ministerio de Fomento se comprometió a acometer las obras de acondicionamiento y de urbanización de la travesía de Fraga, convirtiéndola en un vial más urbano, abandonando su configuración de carretera. El Ayuntamiento de esta localidad critica que todavía no se haya cumplido ese compromiso, incluso se ha enviado una carta al delegado del Gobierno en Aragón, Eduardo Ameijide, con el fin de que se dinamice esta cuestión.

Otra de las reivindicaciones de Fraga y también del sector transportista es la conversión de la carretera N-II en autovía hasta Zaragoza, dado el volumen de tráfico que tiene esta carretera. Recordamos que la autovía que procede de Barcelona deja de serlo en los Llanos de Cardiel, a la salida de Fraga en dirección a Zaragoza.

Comentarios