Los aragoneses entre los que más gastamos en compras por Internet

Los aragoneses que utilizan Internet para llevar a cabo algún tipo de compra, son de los españoles que más dinero gastan en esta modalidad. En los últimos tres meses estos usuarios han gastado en sus compras por el ciberespacio una media de 186,5 euros. Tan sólo nos superan los internautas de Melilla y Gallegos que gastan 204 y 188 euros respectivamente.

También los aragoneses ocupamos un lugar destacado en el tanto por ciento de personas que compran por internet. En nuestra comunidad un 2,5% de los ciudadanos ha compró por la red en alguna ocasión en estos últimos tres meses. En este porcentaje tan sólo nos superan Ceuta, Melilla y Cataluña.

La confianza a la hora de comprar por la red cada vez es mayor. De hecho Internet es un medio que nos puede facilitar las compras, pero tiene desventajas que debemos tener en cuenta a la hora de adquirir cualquier producto a través de la red. Internet es un medio cómodo para comprar cualquier tipo de producto. Sentados delante de nuestro ordenador podemos acceder a catálogos variados y extensos. Comprar algo a través de la red no presenta demasiada dificultad pero tenemos que atender a una serie de advertencias para que nuestras compras sean lo más seguras posibles.

Hay que tomarse el tiempo necesario para comparar ofertas. No tenemos que comprar un producto en la primera web donde lo vemos, puede que existan ofertas más económicas que nos hagan ahorrar dinero. Para ello una buena solución son los sitios que presentan resultados de búsquedas de precios para varias compañías.

Otro asunto a tener en cuenta es tener especial cuidado al comprar a compañías extranjeras. Puede haber problemas por las diferencias de legislación entre los dos países. Si surge algún incidente lo mejor es ponerse en contacto con la embajada del país pertinente para averiguar si existen organizaciones que protejan al consumidor o agencias que nos puedan ayudar.

Por último y principal no nos podemos olvidar de la fiabilidad de la compañía en la que compramos. Las empresas más asentadas y conocidas en internet ofrecen la seguridad de su experiencia. Si no estamos seguros de la reputación de la web donde estamos buscando ofertas lo mejor es recabar información sobre ella, como por ejemplo, la dirección o el número de teléfono, para verificar la existencia del negocio.

Comentarios