La evolución del juego tradicional ha sido paralela a la del medio rural altoaragonés.

2003071010 juegos6.jpg

El Museo de Juegos Tradicionales de Campo nacía en 1998 con el objetivo de investigar, conservar y difundir todas las manifestaciones de la cultura tradicional que pueden englobarse en el concepto de juego. El juego tradicional ha sido mucho más que un mero pasatiempo para las mujeres y hombres, de todas las edades del medio rural. El mundo de los juegos está repleto de significados y connotaciones, pues en ellos se manifiestan una serie de constantes culturales, económicas y sociales. La evolución del juego ha sido paralela a la del medio rural.

El Museo está estructurado en varias salas. La Sala A muestra los recursos de los que se servían los más pequeños ante la carencia de juguetes, y cómo construían ellos mismos las piezas de juego valiéndose de objetos desechados por los adultos (como naipes, latas o chapas), o elementos tomados del entorno (como nueces, cañas o ramas).

En la Sala B se presenta una selección de bolos procedente de diferentes comunidades autónomas que nos permite conocer la función social de este juego y sus lazos de carácter sexual o ritual.

En la Sala C y D, se realiza un recorrido desde el ocio cotidiano (con muy diversos juegos de pelota y otros de puntería, hasta aquellas diversiones que se practicaban únicamente en ocasiones especiales, como fiestas patronales, romerías o bodas: lanzamientos, arrastres y levantamientos de piedras o talegas, luchas, carreras...

Por último, la biblioteca dispone de un fondo especializado en juegos tradicionales y un centro de documentación con fotografías, vídeos, y un catálogo de juegos, a disposición del público.

El juego ha servido como herramienta de aprendizaje y de adaptación a la vida adulta en la etapa infantil, como elemento socializador y de relación en el caso del género femenino, como excusa para demostrar ciertas habilidades en los hombres que los distinguieran del resto, y de forma general, como elemento festivo o lúdico. Es lo que podemos ver en el Museo de Juegos Tradicionales de Campo.

Comentarios