Mañana sol... y buen tiempo

Nuria Garcés

Nunca llueve a gusto de todos. Ni nunca hace calor a gusto de todos. Ni frío. Cuando helaba este pasado invierno, y estábamos a 4 y 5 grados bajo cero, todo era quejarse y soñar con el calor, no les digo nada cuando nevó, y nuestras ciudades se sumieron en el caos... Si llueve, que hace mal tiempo, porque fíjense ustedes, la cantidad de agua que está cayendo. Pocas veces decimos que es una buena nueva, porque va a venir bien para las cosechas, o para limpiar las ciudades, que falta les hace, con el calor y el polvo. Llegó el mes de junio y nos vino, este año, muy caluroso. Todo el mundo sudando y diciendo que no podía ser, que esto era excesivo.

Y ya, metidos de lleno en julio, escucho en la radio, a primera hora de la mañana, al meteorólogo de turno diciendo tal que así: ?Malas noticias, va a continuar el calor?. ¿Cómo que malas noticias?, ¿qué esperan que haga en julio?. Me permitiré recordar que el pasado año, tal día como el 10 de agosto, festividad de San Lorenzo, Huesca se despertó con 8º centígrados. El horror. Todos nos echábamos las manos a la cabeza, y el jersey al cuerpo. Y eso era lo ilógico. No el que ahora haga calor.

Tengo la impresión de que hemos llegado a tal punto de perfección en toda nuestra vida, que ya ni nos viene bien que haga calor en su época, o que haga frío en la suya. Y no digamos nada, cuando al cielo sobre nuestras cabezas se le ocurre llover. ¡Qué desfachatez!. Igual tendremos que recordar que la madre Naturaleza va por libre, y hace lo que le viene en gana, o lo que corresponde, vaya.

Comentarios