Las estaciones de esquí, también abiertas en verano

Si hay algo que caracteriza a nuestra provincia es la posibilidad que ofrece de disfrutar de ella durante todo el año. Las estaciones de esquí altoaragonesas son un claro ejemplo de ello. En los meses invernales nos deslizamos sobre sus blancas laderas y ahora en el período estival, la actividad no se detiene, eso sí, el paisaje cambia de color, blanco por verde.

Panticosa, Formigal, Astún, Candanchú y Cerler son los cinco escenarios naturales que reciben numerosas visitas durante el invierno, de todos los amantes de esquí, pero que en verano mantienen sus puertas abiertas.

La oferta es amplia, para todos los gustos y públicos. Hasta el 7 de septiembre Panticosa tiene abierta su telecabina, que permite subir bicicletas, con la que se accede hasta la zona de Petrosos que cuenta con cafetería, restaurante y solarium. Aquellos que quieran subir más pueden optar por hacerlo a pie o coger un telesilla que les traslade hasta el valle de Sabocos donde se ubican los lagos de los Asnos y Sabocos.

Sin salir del Valle de Tena llegamos a Formigal. Numerosas actividades de montaña son las que se pueden realizar en su entorno; desde descenso de barrancos y escalada a piragüismo, hípica o tiro con arco. Uno de los atractivos de este valle es sobrevolarlo en helicóptero, un viaje espectacular cuyo recuerdo difícilmente se borrará.

El telesilla Truchas de Astún, que conduce a los ibones, permanecerá abierto de 10:30 horas a 18:00 horas hasta el 31 de agosto. Los aficionados a la bicicleta, al igual que ocurre en Panticosa, tienen la posibilidad de subirla en este telesilla para realizar las distintas rutas que arrancan desde ese punto.

Otra de las infraestructuras que permanece abierta en verano es el Tobazo I de Candanchú que ofrecerá su servicio hasta mediados de septiembre. Este centro ha programado una serie de excursiones por el entorno para los meses de julio y agosto.

Hasta la cota 2000 nos sube el telesilla cuatriplaza El Molino de Cerler que funcionará hasta el 7 de septiembre. El lugar donde nos deja sirve de punto de partida para realizar distintas excursiones tanto para expertos en el mundo de la montaña como para aquellos que sólo quieran darse un paseo por un entorno natural de gran belleza.

Comentarios