Todo a punto para rematar la torre de San Lorenzo

Las obras que se están llevando a cabo desde hace meses en la basílica de San Lorenzo van cerrando capítulos. En breves días, se quitará la gran grúa de la obra, que ha evitado hasta ahora poner el remate en la torre, porque con el barrido que hace, la habría roto. En ese momento, se sobreelevará la aguja sobre la que se situará la veleta.

La aguja, en continuidad estética con el chapitel, recuerda a las formas bulbosas, típicas de muchas iglesias barrocas. Estiliza la torre y recuerda el remate que se dibujó en el diseño original, y que nunca se llevó a cabo. Es de chapa de acero tratado. Sobre esta aguja, se colocará la veleta, que también reproduce el dibujo original, una parrilla junto con las palmas del mártir. La veleta es de un acero especiail. Ambas piezas han sido realizadas en Talleres Lupiñén, de Huesca, y están recibiendo las últimas manos de tratamiento espeical para el hierro.

La torre de la basílica ha cambiado mucho en los últimos tiempos, aunque todavía queda el detalle final. A la vista de que los trabajos no quedarán finalizados para las fiestas de San Lorenzo, y que la fachada de la iglesia seguirá cubierta por andamios, los responsables de las obras han querido que la torre junto con el remate estén acabados para las fiestas, y puedan ser admirados en esas fechas por todos.

Se calcula que en el mes de octubre, las obras que ahora afectan a la parte baja del templo podrían estar finalizadas. En estos momentos se trabaja en lo que es la base de la fechada principal, con los tres grandes vanos de entrada y las tres hornacinas. Los trabajos se han ido retrasando, y finalmente no se han podido cumplir las fechas previstas en un principio.

Comentarios