Quien no se arriesga no gana

Cada año son más los oscenses que deciden dedicarse al autoempleo y crear sus propias empresas. Los jóvenes que apuestan por una iniciativa emprendedora cuentan con numerosas oportunidades en la Comunidad Autónoma que les facilitan la puesta en marcha de su idea.

El proceso se suele repetir. La creatividad es el primer paso, una vez que la idea está clara se pasa a la elaboración del proyecto empresarial. Éste tiene que contener todas las características esenciales de la nueva organización. Un trabajado plan de empresa se ha convertido en la clave para empezar con buenos cimientos.

A continuación, se analizan todas las formas jurídicas posibles que puede adoptar una empresa para decidir cuál es la más conveniente al proyecto elegido, según el equipo de socios que vayan a ser y el capital que puedan aportar al nacimiento de la empresa, ya que esta decisión influirá con posterioridad en las obligaciones fiscales y de responsabilidad a terceros.

El desarrollo del proyecto conlleva la realización de una serie de trámites para la constitución definitiva de la empresa. Finalmente, hay que tener muy en cuenta los diferentes regímenes de ayudas públicas en vigor en la actualidad.

El Instituto Aragonés de Empleo ofrece ayudas por creación de empresa y por contratación. Existen diversas subvenciones en materia de fomento de empleo autónomo para empresarios individuales o sociedades civiles, subvenciones para cooperativas y sociedades laborales, para proyectos de I+E y ayudas por la contratación de minusválidos.

Subvenciones en materia de contratación estable y de calidad o el programa ARINSER con subvenciones por contratación en empresas de inserción son otras de las ayudas que presta el Gobierno de Aragón en relación con la creación o gestión de empresas.

Comentarios