España apuesta por un modelo de gestión privada de los pasos fronterizos de gran capacidad

La cuestión de la permeabilidad de los Pirineos por su parte central ha sido tratada en el seminario que han celebrado en París los gobiernos de España y Francia previo a la cumbre hispanofrancesa que tendrá lugar en octubre de este año y al que ha asistido el Ministro de Fomento, Francisco Alvarez-Cascos.

España ha propuesto dos opciones para potenciar la travesía central, la primera consistiría en una concesión que se haría cargo de la carretera y el ferrocarril, la segunda solo se haría cargo de la línea ferroviaria del Canfranc. En una u otra opción se le daría cabida a los gobiernos regionales de Aquitania y Aragón, ha dicho el Ministerio.

España le ha hecho saber al gobierno galo su especial interés por el desarrollo del corredor de comunicaciones Zaragoza-Pau. Para afrontar las necesidades de financiación de los proyectos que permitirían la permeabilización del mencionado corredor, España ha propuesto a Francia realizarlo por el sistema concesional, articulando una concesión administrativa tanto para el ferrocarril como para la carretera.

España propone en la opción uno la modernización de la línea del Canfranc y la conversión de la carretera del Valle del Aspe en autopista. El problema sería quien y como se paga toda la inversión. Sería en concreto los gobiernos español y francés, además de los de Aquitania y Aragón como territorios más beneficiados y la concesionaria de las dos vías de comunicación que después explotaría como si de una infraestructura privada se tratara, a través del modelo de peaje.

En el caso de la opción dos, en la que solo se contempla la línea ferroviaria Zaragoza- Canfranc-Pau, el concesionario de la explotación se nutriría de los cánones que deberían abonar los posibles operadores de la línea.

La cuestión no ha quedado cerrada y se ha quedado para un estudio en más profundidad en la próxima cumbre hispanofrancesa de otoño.

Comentarios