El verano llena los pueblos del Altoaragón

En los últimos años el sector turístico de Huesca ha experimentado distintos cambios. Muchos pueblos oscenses esperan con ansias la llegada del verano porque se llenan de vida, la población aumenta vertiginosamente, las actividades se multiplican, con la llegada del verano Huesca renace. Impensable hace unos años que el sector turístico altoaragonés llegase a este cenit, pero hoy en día es una realidad.

Dentro de la comarca Jacetania, nos encontramos con Hecho. El acceso durante el invierno es complicado por la nieve, pero durante el verano la afluencia de gente invade el valle hasta duplicar el número de habitantes censados. El turismo, que se masifica sobre todo en julio y agosto, está compuesto por extranjeros, familias, grupos de amigos quienes visitan el lugar para realizar actividades variadas como observar la flora y fauna, descender barrancos , realizar travesías y escaladas.

Las actividades culturales que se posibilitan en el lugar son muchas: museos etnológicos (sólo abierto en verano), museo de arte contemporáneo con actividades variadas, cine escolar, centro de interpretación de megalitismo pirenaico. Durante el mes de agosto se puede disfrutar de un mercadillo y el primer fin de semana de julio podemos asistir a un conocido festival musical donde las actuaciones se suceden durante todo el día.

En el Alto Gállego donde confluye el valle de Tena, tenemos Biescas, con una población invernal de cerca de 1000 habitantes que roza los 6000 en sus cuotas más altas durante el verano. La gran parte del turismo son aragoneses que tienen sus casas ahí y que deciden relajarse durante el verano en este lugar, pero cada vez más aparecen turistas vascos y catalanes, y sobre todo, franceses, holandeses, ingleses y belgas. Escuelas de verano, cines, tenis, natación, ciclismo y escalada son algunas de las actividades programadas durante este tiempo para que los niños y jóvenes puedan disfrutar. La casa rural, los refugios, los campamentos son infraestructuras para turistas que llegan a Biescas de excursión, para realizar varias rutas en el lugar. Otras actividades musicales, como Pirineo Sur, y el mercado medieval complementan las actividades veraniegas de Biescas, y como colofón las fiestas del pueblo, el 15 de Agosto.

En la Ribagorza, el valle de Benasque es el segundo lugar con mayor capacidad hotelera de Aragón, este municipio posee un turismo biestacional, es decir, en invierno y en verano, aunque durante la estación estival es cuando mayor numero de actividades hay. Desde el ayuntamiento se pretende promocionar el conocimiento del Valle de forma global, para ello están programadas excursiones, actividades de senderismo, rutas culturales, lugares para visitar. Junto con la gran capacidad de infraestructuras hoteleras modernas, existen también edificios históricos de gran belleza que refuerzan la identidad y la propia historia de Benasque. Comenzando por las fiestas patronales las actividades culturales en verano son un abanico amplio de posibilidades, así podemos encontrar desde conferencias y exposiciones hasta actuaciones y ciclos variados.

En la comarca del Somontano, Alquezar con unos 200 habitantes en invierno que casi se triplican en verano con los turistas de los camping. Los cursos de natación, las exposiciones, los conciertos, la feria de artesanía y el conjunto histórico-artístico son las actividades ofertadas que cada vez atraen a más familias, pero en Alquezar siempre ha existido el barranquismo, las excursiones, la escalada, las rutas guiadas en el barranco de Vero, foco de atracción turistas que visitan nuestra geografía oscense.

En la Hoya de Huesca, encontramos Agüero pueblo ganadero que atrae a un gran número de veraneantes por su naturaleza y por su ambiente pacífico y tranquilo. De unos 150-170 a cerca de 1000 habitantes pasa la población de Agüero en verano, son turistas que llenan el pueblo, sobre todo los fines de semana. El lugar está dotado de piscina, camping, caminos, travesías por el monte a Salinas Viejo y Villalaguna, actividades culturales, deportivas de escalada, senderismo. Pero Agüero se caracteriza por las relaciones humanas que se establecen en el mismo, y las fiestas populares

Aínsa, en el Sobrarbe, tiene una población de 1740 habitantes que alcanza los 6000-7000 durante el verano. Llena de festivales, recitales musicales, fiestas de pueblos, actividades culturales como pintura, música clásica, cine al aire libre, deportes como equitación, parapente, descenso en piragua del pantano, Aínsa se convierte en verano en un hervidero de gente que hace surgir la vida nocturna en el pueblo. Aunque durante la estación invernal el pueblo mantiene cierto movimiento con algunas actividades, es en este tiempo cuando llegan las familias, los campamentos y los extranjeros.

En la zona de Monegros el turismo ha aumentado notablemente desde la creación de los centros de interpretación, en pueblos como Villanueva de Sijena, pero lo más destacable del lugar no es el atractivo turístico sino el aumento de población durante estos meses, se trata de veraneantes que regresan al pueblo tras tiempo fuera del lugar. El número es tan considerable que casi se llega a duplicar el número de habitantes de los pueblos en el verano, en pueblos como Sena se alcanzan los 1000 habitantes y se organizan actividades que durante el resto del año no son viables.

Otros cambios que se producen durante el verano, son el incremento de actividades programadas. Con la llegada de veraneantes, en Caldearenas, por ejemplo, se realizan actividades culturales variadas, como conciertos, cuentacuentos, exposiciones, talleres, proyección de películas. Impensable en el invierno, con la llegada del calor se convierten en citas indispensables para entretener a los veraneantes que desbordan nuestras tierras oscenses.

Comentarios