Cartas al director: Anular sin acuerdo compromisos del pasado, mandato supone aplicar la mayoría absoluta retroactiva

Fernando Lafuente, portavoz del Partido Aragonés (PAR) en el Ayuntamiento de Huesca, ha manifestado que ?lo sucedido en la Comisión municipal de Hacienda con la liquidación del presupuesto del 2002, introduce un nuevo concepto en la política oscense: la mayoría absoluta retroactiva?.

Esta Comisión aprobó ayer, sólo con los votos favorables del grupo mayoritario, la liquidación del 2002 que incluye, como condición previa, la supresión de diversos remanentes de ejercicios anteriores, cuyo montante es destinado a otros fines. Así, como principal ejemplo, se anulan 360.000 euros (60 millones de pesetas) previstos para la construcción de las naves-nido. También se señalan otras anulaciones que afectan a proyectos como el palacio de congresos, el polígono de transporte o la constitución de la sociedad municipal de la vivienda.

Lafuente aclaró que ?podemos hacer un acto de fe y creer que existen razones suficientes para ello, pero no se nos ha explicado en absoluto. Suprimir esos remanentes equivale a eliminar compromisos y acuerdos que en el pasado mandato alcanzaron los grupos del PSOE, PAR e IU para elaborar y aprobar los presupuestos municipales del 2002 y, sobre todo, del 2003. Ahora, con la mayoría absoluta y sin explicación alguna, no se respetan esos pactos, y se hace con efecto retroactivo?.

Para el portavoz del PAR, ?las cuentas cuadran y eso es lo que se vota. Por tanto, nos hemos abstenido. Pero es indudable que necesariamente debía haberse abierto un proceso previo de información y acuerdo sobre esas anulaciones y las incorporaciones subsiguientes. Sin embargo, se nos ha presentado otra vez más un asunto cerrado y decidido, sin posibilidad de aportación y participación?.

?Ante esta situación -ha añadido-, es lógico sospechar que el acuerdo presupuestario de marzo fue una maniobra para evitar polémicas en vísperas electorales. Hay que recordar que Elboj había dado el mandato por finiquitado y negoció unos presupuestos a regañadientes para acabar diciendo que sí a todo. A la vista de lo planteado ayer, surge esa sospecha y la desconfianza que es perjudicial para el trabajo que debemos hacer entre todos?.

?Sólo cabe valorar este asunto -ha concluido Fernando Lafuente- como una nueva muestra de la actitud y criterios que el grupo mayoritario está aplicando. No existe siquiera la voluntad de obtener otros apoyos. La ?apisonadora? arrancó el 14 de junio y sigue rodando. Todo esto no es bueno para Huesca, ni para el Ayuntamiento. Por nuestra parte, vamos a seguir trabajando para que esos importantes proyectos salgan adelante cuanto antes?.

Comentarios