Parraleta y moristel, dos variedades autóctonas de vid en recuperación

Una treintena de técnicos procedentes de nueve comunidades autónomas se encuentran en Barbastro participando en el tercer encuentro nacional de Recuperación de variedades minoritarias de la vid, en el que participa la Bodega Pirineos con las variedades parraleta y moristel. Éste es el último de los encuentros que contempla este proyecto y en el que se presentan las conclusiones del mismo.

El presidente de la DPH y alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, ha sido el encargado de inaugurar esta jornada de trabajo a la que también han asistido la vicerrectora del campus de Huesca, Ana Castelló, el director general de producción vegetal, José Antonio Guazman y el director de la Escuela Politécnica Superior de Huesca, José Manuel Muniozguren.

Este proyecto supone la recuperación de variedades autóctonas y minoritarias de vid que tienen interés comercial. Bodega Pirineos ha trabajado durante los últimos tres años y junto con la Escuela Politécnica de Superior de Huesca en la recuperación de las variedades paraleta y moristel, según explica el técnico de la bodega, José Manuel González.

Tras dos jornadas celebradas en Madrid y Logroño, Barbastro acoge este último encuentro del proyecto en el que se está analizando, siempre en colaboración con las universidades, 25 variedades minoritarias de vid. El proyecto concluye la necesidad de velar por el desarrollo de estas variedades para que no terminen desapareciendo.

Parraleta, de la que sólo había 8 viñas, y Moristel, que cuenta con 110 hectáreas, son las que mayor riesgo de desaparición han corrido debido a la entrada de nuevas variedades y a una mayor sensibilidad a ciertas enfermedades.

Por su parte, Cosculluela apunta los beneficios que tanto para la bodega como para Barbastro aporta el hecho de que se participe en un proyecto de estas características que evita la desaparición de ciertas variedades autóctonas.

Comentarios