Los anticuarios del Altoaragón quieren relanzar el sector.

El índice de coleccionistas de antigüedades en Aragón no es uno de las más significativos en nuestro país por falta de apasionamiento, según Carlos Altabella, Presidente de la Asociación de Anticuarios de Aragón. Sin embargo es elevado el número de usuarios que deciden comprar muebles antiguos para decorar sus apartamentos, aunque para ello se ven obligados, en la mayoría de los casos, a movilizarse a Zaragoza, donde se encuentran el 80% de las empresas dedicadas a la compra-venta de antigüedades.

Según Carlos Altabella, Presidente de la Asociación de Anticuarios de Aragón, la falta de apasionamiento hace que el índice de coleccionistas de antigüedades sea bajo en la comunidad aragonesa y que, por lo tanto, la mayoría de las ventas tengan como objetivo la decoración de apartamentos. A pesar de ello la belleza de la provincia de Huesca -y de Aragón en general -favorece el turismo y la compra de productos por parte de coleccionistas de otros puntos de España e incluso de Europa.

Los objetivos de la Asociación se centran actualmente en conseguir el resurgimiento del sector en las provincias de Huesca y Teruel, que se reparten tan solo el 20% del total y, sobre todo, organizar una feria de antigüedades de gran importancia a nivel nacional para el próximo año 2004, que conviva con las dos ediciones anuales que se celebran en Zaragoza a nivel autonómico desde hace ya 13 años en los meses de septiembre y febrero.

Antonio Buil, anticuario barbastrense, resalta la dificultad de superar la crisis que ha afectado en los últimos dos años al sector en la provincia oscense y que la creciente dificultad de las compras y de encontrar calidad a precios razonables entorpece tal cometido.

Comentarios