Cartas al director: La religión, en las más altas cimas de la enseñanza pública

Pepa Casas Sanz. Sindicato de enseñanza de la CGT en Huesca

Las informaciones aparecidas en los me dios de comunicación sobre el trato igualitario como materia evaluable que se pretende dar a la asignatura de religión no por escandalosas, causan ninguna sorpresa.

El gobierno español se viene definiendo por sus acciones como católico, apostólico y romano, sin que ha nadie le quepa la menor duda Casado y bien casado como está con la santa sede actúa hipócritamente diciendo, sobre el papel, que el estado es laico y confesional y al mismo tiempo, lesiona continuamente los más elementales derechos de los ciudadanos y ciudadanas que sí que lo somos.

Si como también dice, la escuela es laica y no confesional la religión debería circunscribirse al estricto ámbito de lo privado, es decir, las familias educarían a sus hijos en el hecho religioso que consideraran conveniente y eso evitarla las graves discriminaciones a las que está dando lugar el impartir la asignatura de religión dentro de la escuela. Estas empiezan cuando en el impreso de matricula te piden que te definas sobre tu fe y continúan cuando los que han optado por la alternativa deben salir fuera del aula para recibir la asignatura denominada "alternativa a la religión (católica)" que en muchos casos es pasar el rato sin realizar ningún aprendizaje.

Este panorama tan "igualitario", agravado si cabe, por la coexistencia de al menos 5 religiones distintas en el estado español, es el que ahora tenemos en nuestras escuelas públicas. Sin embargo, a la iglesia y al estado les debe parecer todavía poco puesto que, para el curso 2004-2005 se han propuesto que todos los estudiantes den religión.

En la educación infantil se llamará formación en el hecho religioso y tendrá dos vertientes: confesional y no confesional. En la educación primaria, secundaria y bachillerato se le ha dado el nombre de Sociedad, cultura y Religión, aunque su verdadero contenido será el de catequesis católica y también tendrá esas dos vertientes antes citadas.

El contenido curricular de esta área lo define el estado en su vertiente no confesional y la iglesia en la confesional; al igual que serán docentes elegidos por el clero los que impartan esa materia, en la opción confesional citada. Sin embargo tendrá el mismo valor académico que cualquier otra asignatura: contará para nota media, promoción de curso,....

En el proyecto de ley para la educación primaria (LOCE, próxima ley de educación) en el primer ciclo, p. ej. se contemplan 105 horas lectivas para la religión; para las lenguas extranjeras 35. Sería algo así como una hora a la semana de inglés y tres de religión. Si a estas sumamos la hora semanal, que la mayoría de los niños y niñas de 6 a 8 años reciben de catequesis, actividad extraescolar obligatoria para poder comulgar, contabilizamos las mismas horas semanales de matemáticas que de religión. En los demás niveles educativos el tratamiento del área respecto al horario es similar. Cuando se está viendo claramente la necesidad que existe de una mayor formación en idiomas y nuevas tecnologías, cuando el gobierno "justifico" hasta la saciedad esta ley como fruto del fracaso escolar de la enseñanza actual de lo que se va a cargar el horario va a ser de Religión católica; las demás en cuanto al desarrollo de su contenido son tratadas de fundamentalismos.

Esto también supondrá que muchos docentes verán como sus asignaturas (dicese idiomas, ed. Artística, ed. Física, optativas) disminuirán las horas lectivas .

Proponemos a la Comunidad educativa que rechace semejante adoctrinamiento por parte de un estado que debe ser laico y que sin embargo hace que la religión inunde el área de las ciencias sociales con fórmulas más confesionales que cuando la época de la dictadura franquista.

Pensemos hacía donde no lleva este modelo educativo y unámonos para conseguir que el gobierno, sea cual sea el partido de turno que se encargue de legislar, se mantenga en la más estricta neutralidad, renunciando a los acuerdos del concordato con la Santa sede y respetando y haciendo respetar cualquier tipo de creencia sobre el hecho religioso.

Comentarios