El informe anual de Aragonesas reconoce el estancamiento en el sector químico.

El presidente de Aragonesas, Javier Sarratosa, en la carta que ha dirigido a los accionistas con motivo del informe anual del pasado año, destaca que ?el 2002 puede considerarse continuación de la adversa evolución del ejercicio 2001, agravada además por diversos factores. En esta coyuntura no de extrañar que el sector químico haya sufrido un estancamiento en su crecimiento, derivado un año más del desequilibrio de oferta y demanda, con un impacto negativo tanto en los precios de venta como en los de compra de las principales materias primas?.

Reconoce en su escrito que ? la situación de desaceleración económica general, y de atonía de los mercados químicos en particular, puede continuar durante un tiempo indeterminado, más aún cuando por el momento desconocemos las consecuencias que pueden derivarse de la guerra de Irak?.

Las ventas del Grupo Aragonesas el año pasado alcanzaron los 302, 7 millones de euros, lo que supone un ligero aumento sobre la facturación del ejercicio precedente. El resultado bruto de explotación ascendió a 25,4 millones de euros, cifra inferior en un 12,6 por ciento al obtenido en 2001, y el beneficio neto fue de 2,5 millones de euros, claramente por debajo de los 11,6 millones de euros de beneficio neto del ejercicio anterior.

Serratosa señala que ? el resultado de 2002 ha venido inducido, en gran parte, por la crisis de los mercados a los que dirigen sus productos, con la caída de los precios de venta en el área de química inorgánica, especialmente de la sosa cáustica, compensados parcialmente con un sensible pero todavía insuficiente aumento de los márgenes de los productos de la cadena de vinilos?.

En su carta de presentación anuncia que ? esta incertidumbre económica y política que está afectando negativamente a nuestro negocio, nos llevan, por primera vez en la historia reciente de esta empresa, a no proponer reparto de dividendo entre los accionistas?.

Anuncia igualmente ? la elaboración de un nuevo plan estratégico que resultará en un plan de acción que, entre otras finalidades, tendrá como objetivo situar al Grupo aragonesas en una posición competitiva mucho más eficiente que la actual, de modo que, aún en la eventualidad de que en próximos ejercicios se repitieran condiciones de mercado tan negativos como los del año pasado, Aragonesas se encuentre en disposición de lograr resultados superiores y más sólidos que los obtenidos?. En esta línea señala que ? la gestión va a estar gobernada por dos principios básicos el control riguroso de las inversiones y máxima austeridad en el gasto?.

El pasado mes de diciembre a partir de la entrada de Nefinsa, SA, como principal accionista de Uralita S.A., se procedió a modificar la composición del Consejo de Administración de Urlaita S.A., propietaria del 84,9 por ciento del capital de Aragonesas, lo que supuso la renovación del Consejo de Energía e Industrias Aragonesas.

Comentarios