Los jóvenes comienzan a consumir drogas a los 16 años

Los grupos de investigación fiscal antidroga de la Guardia Civil de la Comandancia de Huesca han detectado en los últimos años que la edad del comienzo de los jóvenes a consumir drogas se ha visto rebajada considerablemente. Los consumidores habituales están actualmente entre 16 y 35 años. Son jóvenes con problemas de integración y toman las drogas durante el fin de semana, con la falsa creencia de que son inocuas. Otro dato es que sus familias son desconocedoras del problema.

Su inocuidad es falsa, como se está demostrando en los informes médicos realizados, y a largo plazo producirá un deterioro mental que el consumidor no conoce. El consumo de drogas de diseño estaba circunscrito hace un tiempo a un tipo de música llamada bacalao, pero ahora se ha extendido a todo el ocio nocturno de los fines de semana.

Otro dato que se ha detectado en los análisis es que la composición de los comprimidos de drogas no se sabe y es una autentica sorpresa. Cada éxtasis, o cada gramo de speed, son totalmente diferentes. Suelen llevar sustancias como la cafeína, lidocaína, excipientes o incluso matarratas. En definitiva, que el habitual consumidor de estas drogas no sabe lo que se están metiendo. El consumo se incrementa durante la Navidad o en fiestas. Algo habitual ahora es traficar con pequeñas o medias cantidades para poder pagar su propia droga de fin de semana.

Algunas situaciones que se han detectado y que pueden servir como recomendación a los padres es controlar algunos aspectos de la vida de sus hijos, como el cambio de amistades y de horarios. Suele ser algo habitual prolongar la marcha hasta 24 o 48 horas. Este detalle no quiere decir que todos los jóvenes que salen los fines de semana sean consumidores de drogas, pero es una característica bastante habitual.

El consumo de hachís, cocaína y drogas de diseño se ha incrementado considerablemente en los últimos tiempos. En la provincia de Huesca también aumentaron en el año 2002 las aprehensiones, pero eso no significa, según el GIFA, que Huesca sea una provincia problemática en el consumo y tráfico de drogas.

Comentarios