Abran bien los ojos, las rebajas no siempre son un "chollo"

El próximo 1 de julio comienza el periodo estival de rebajas que se prolongará hasta el 1 de septiembre. Con motivo de este inicio oficial, la Dirección General de Consumo del Gobierno de Aragón ha ofrecido una serie de recomendaciones a tener en cuenta.

Recuerda que la entrega de la factura o ticket de compra es obligatoria, así como la garantía en la adquisición de determinados productos (electrodomésticos, telefonía móvil, informática,...) Estos recibos permitirán en su caso la posterior presentación de reclamaciones, o bien la devolución del producto.

Los comerciantes no pueden denegar el pago con tarjetas de crédito de los productos rebajados si aceptan este medio de pago durante el resto del año.

Las rebajas consisten en reducir los precios de los productos al finalizar la temporada y dar salida a los ?stocks? que no se han vendido, particularmente los que llevan moda incorporada. La Dirección General de Consumo advierte que sería un fraude para el consumidor y el resto de comerciantes empezar las rebajas en plena temporada, y que esta modalidad de venta no debe confundirse con la oferta o promoción.

Los artículos puestos en venta a través de la fórmula de rebajas han de marcar el nuevo precio al lado del antiguo, que debe aparecer tachado. En el supuesto de que el artículo deban indicar además del precio de venta al público el precio por unidad de medida, ambos deberán aparecer indicados como precio antiguo y precio rebajado.

La Dirección General de Consumo ha recordado que una rebaja en el precio no debe ser sinónimo de disminución de la calidad. La ropa u otros productos ofertados han de ser de temporada y no haber sido adquiridos con la finalidad de ser vendidos en estas fechas. Otro de los factores que no debe verse afectado en el periodo de rebajas es la atención al cliente, ya que las condiciones de compra, en rebajas, han de ser las mismas que durante el resto del año.

Si el artículo es defectuoso el comerciante tiene siempre la obligación, incluso en rebajas, de admitir la devolución, pues las rebajas no deben ser nunca igual a saldos, y si el artículo no tiene defectos y simplemente concurre un error de elección o cambio de parecer en el comprador, habrá que estar a lo que en el momento de la adquisición oferte dentro de su política de ventas, pudiendo indicar la no-aceptación de devoluciones o la aceptación, mediante la entrega del dinero o de un vale de canje.

A la hora de afrontar la compra en periodo de rebajas la Dirección General de Consumo ofrece los siguientes consejos:

Evitar comprar por impulso sin considerar si se necesita y es útil

Hay que comparar calidades y precios en distintos establecimientos

Asegurarse de que los productos rebajados no están deteriorados y son los mismos que antes estaban a la venta.

La publicidad es vinculante, como un contrato y por tanto, el comercio ha de cumplir lo que promete.

En caso de duda el consumidor puede dirigirse a las asociaciones de consumidores, OMIC, Servicios Provinciales de Consumo o la Dirección General de Consumo (Teléfono del consumidor: 900 12 13 14)

Comentarios