En verano no todo son vacaciones

Julio, agosto y septiembre, vacaciones para unos y trabajo para otros. La historia se repite año tras año, llega el verano y miles de personas, principalmente jóvenes estudiantes, se preparan para trabajar durante estos meses, mientras que otras muchas, aquellas que lo han estado haciendo a lo largo del año, disfrutan del sol y de unos días de descanso.

La mayoría de las personas que deciden emplearse en verano lo hacen por dos motivos: engrosar su curriculum y ganar un dinero extra que el resto del año su actividad académica no les permite obtener. Los jóvenes aragoneses tienen varios centros donde acudir a buscar trabajo e información.

El Instituto Aragonés de la Juventud es uno de los puntos claves de consulta. Allí se ofrece todo tipo de información y ayuda, se facilitan teléfonos, direcciones de internet... y en definitiva, todo lo necesario para encontrar ese empleo que se ajuste a sus necesidades y posibilidades.

La gran demanda de los servicios turísticos en estas fechas hace que sea en el sector terciario donde más se amplíe el mercado laboral. Sin embargo, si la hostelería no es su fuerte, existen otras posibilidades a la hora de elegir la labor que más se adecue a sus cualidades. Por ejemplo, los parques temáticos y los de atracciones necesitan un gran número de personal que se encarga de atender al público y de animarlo. La oferta contiene guías turísticos, informadores, encargados de las atracciones, bailarines, actores y personal administrativo. Los vigilantes de playa, de piscinas y monitores de campamentos son otras labores a ejercer.

Relacionados también con el turismo y el ocio, la oferta va desde camareros hasta recepcionistas pasando por ayudantes de cocina y botones. Una buena opción es acudir a la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo, que se encuentra en a Plaza Luis López Allué de Huesca. Javier Peña, gerente de esta asociación nos ha explicado a dónde se tiene que acudir.

La agricultura también aumenta su actividad en los meses veraniegos, por lo que las recolecciones de frutas como fresas o cerezas y las vendimias en el mes de septiembre, pueden mantener ocupados a un gran número de temporeros.

El empleo en el extranjero se ha convertido en una iniciativa fuertemente demandada por aquellos jóvenes aventureros, que están dispuestos a ganar un dinero mientras aprenden y perfeccionan un idioma. Resulta bastante fácil encontrar trabajos temporales en países europeos que permitan engrosar el curriculum y conocer otras culturas.

La oferta se abre en torno a dos labores; la de "au pair" y la de "personal de hotel o camarero" y la estancia mínima en el país suele ser de un mes. Si lo que se quiere es trabajar en el extranjero, el sistema Eures ofrece ofertas de trabajo en toda la comunidad europea. Su página web es europa.eu.int/eures/index.jsp

Un centro de información juvenil al que se puede recurrir es el CIPAJ (www.cipaj.org) En él se pueden consultar y poner los anuncios de empleo estacional.

Si el trabajo elegido es de agricultura, se debe poner en contacto con UAGA (unión de agricultores y ganaderos de Aragón). Uaga.aragon@cdrtcampos.es

En la hostelería se puede acceder a dos bolsas de oferta y demanda. Horeca formación: (www.efor.es/usuarios/horeca), y la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo: (hostelería@ctv.es)

Comentarios