El fútbol es así

Nuria Garcés

La política, como el fútbol, es así. Así de cruel, muchas veces. Años y años de trabajar por un partido político para que a la hora de la verdad, cuando llega el momento del reparto, de dar responsabilidades, se olviden de ti. O simplemente, te aparten, vía patada.

Ya dijimos en su día que las Comarcas eran muy golosas. Que había muchos puestos y mucho dinero en juego. Que este asunto iba a dar mucho que hablar. Y casi, casi antes de empezar, así ha sido.

Alejandro Ciprés, alcalde de Chimillas, ha trabajado de forma incansable, en la sombra y también al sol, por la Comarca de la Hoya, prácticamente desde sus inicios. Podríamos decir que ha sido su muñidor. Ha participado en reuniones, encuentros y, por qué no, conspiraciones. Se ha preocupado porque la desaparición de las dos mancomunidades y su unión en una sola comarca, fuese lo menos agresiva posible. Ha puesto un gran empeño en conseguir el máximo de servicios: de base, sociales, deportivos..., de forma que lleguen a todos los pueblos de la Hoya. Ni escondió su trabajo ni alardeó de él. Quedó siempre en segundo plano, asumiendo la vicepresidencia. A nadie escapaba, de todas formas, que quien sabía todo lo que allí se cocía era él.

Pero a la hora de la verdad, debía de estar mal situado. Concejales llegados de rebote a localidades cercanas, alcaldesas completamente noveles o un concejal de la capital, también nuevo en la plaza, todos recién llegados como quien dice, borran de un plumazo el trabajo de muchos años. En esto de la política, o te arrimas al árbol que en un momento dado da la sombra, u olvídate de prosperar. La política es injusta y cruel. No reconoce trabajos, ni fidelidades. Cambia tan rápido de bando, que si te coge con el pie cambiado, date por perdido. Y el PAR, que tan pocos éxitos ha cosechado con sus últimas renovaciones, sigue empeñado en ello. Eso sí, dejando cadáveres por el camino que algún día pasarán a cobrar.

Comentarios