Detenidas dos personas por un presunto delito de estafa con tarjetas de crédito duplicadas

2003070101 detenidos.jpg

Los efectivos policiales de la Comisaría de Policía de Huesca han puesto a disposición judicial a dos detenidos extranjeros por un presunto delito de estafa mediante uso de tarjetas de crédito duplicadas. La policía los ha detenido como presuntos integrantes de un grupo organizado de carácter internacional dedicado a la falsificación de tarjetas de crédito con las que han comprado relojes de gran valor en establecimientos de la capital oscense, que por las investigaciones que se vienen realizando al momento actual alcanzan un importe de 35.000 euros, no descartándose que pueda incrementarse tal importe ya que la investigación continua abierta.

Los detenidos son D.M. de 37 años, indocumentado, manifestando ser de nacionalidad Griega, si bien en sus 13 antecedentes policiales por detenciones anteriores (falsificación estafa, usurpación) le constan que también usa dos identidades distintas como Italiano. Y C.B. de 30 años, natural de Rumania, sin antecedentes y con residencia legal en España.

Estas organizaciones de delincuentes obtienen de forma fraudulenta los números de algunas tarjetas, sin que sus titulares se percaten del hecho y posteriormente falsifican otra con lo que consiguen "doblar" (duplicar) la tarjeta original, con la que realizan las compras que son cargadas en la cuenta del perjudicado, que solo descubre el hecho al recibo de los cargos. Una de las usadas en Huesca, pertenece a un vecino de Francia.

Para lograr estos objetivos delincuenciales, es necesario contar con una importante infraestructura, tanto humana como informática, capaz de obtener los datos, falsificar las tarjetas así como las documentaciones con las que comprar, siempre objetos de considerable valor y de fácil salida una vez en poder de la organización, sin despertar sospechas.

La autoridad judicial, vistas las diligencias practicadas, ha dispuesto el ingreso en prisión de uno de ellos y la libertad con cargos del otro encartado.

Comentarios