Las asociaciones francesas que pidieron el Somport se unen para reivindicar la autovía Pau-Burdeos

El 26 de mayo de 1992, en plena batalla del Somport, las organizaciones sindicales y empresariales, que representaban la casi totalidad de las fuerzas del Bearn, crearon un movimiento destinado a apoyar los proyectos de infraestructuras de comunicación, indispensables para el desarrollo del Bearn así como las relaciones con España. Este movimiento nació con el fin de ejercer de contrapeso a la oposición que los ecologistas estaban haciendo contra el túnel carretero de Somport, y tomó como nombre la fecha de su nacimiento: el Manifiesto del 26 de mayo de 1992.

Once años después, los representantes de las mismas organizaciones, a los que se han añadido las de Bearn, Adour y Pyrénnés, se han reunido en estos días en la Cámara de Comercio e industria de Pau, para firmar un documento idéntico al de aquella fecha, pero reactualizado y con la fecha del 26 de mayo de 2003.

Los trece firmantes, entre los que se encuentran sindicatos, jóvenes agricultores, jóvenes empresarios, cámaras de agricultura, de oficios, de comercio o de industria, han constatado que, once años después, todavía está sin hacer lo esencial de las infraestructuras, empezando por la unión por autopista de Pau y Burdeos. Una situación que, en su opinión, ya dura demasiado. Por ello, creen que es absolutamente necesario acelerar la puesta en marcha de todos los proyectos de infraestructuras importantes para el desarrollo económico de la región.

El Manifiesto del 26 de mayo de 1992 fue creado voluntariamente de manera informal, sin presidente ni oficina. El del 26 de mayo de 2003 tendrá el mismo estatus: el de una unión permanente que ?hostigará? sin tregua a los responsables de tomar decisiones, para que comprendan que las fuerzas socio-económicas de la zona no permitirán que su región se vacíe de ?sustancia? en beneficio de los influyentes polos de Burdeos y Toulouse.

Comentarios