Cartas al director: Problemas de agua en el Casco Antiguo

Asociación Osce Biella

Ilmo. Sr. alcalde:

En primer lugar, queremos saludarle y darle la enhorabuena en esta flamante legislatura, animándole para que el desempeño de su cargo sea altamente provechoso para la ciudad. Como asociación de barrio, estamos comprometidos a mejorar el Casco Antiguo. Sabemos que no es necesario recordarle qué significado tiene esta zona en Huesca, el lugar donde, a pesar de grietas, ruidos, coches mal aparcados, etc., se concentran todos los tiempos históricos de la ciudad. Sabe usted también que este querido Casco Histórico nuestro ha sufrido un despoblamiento paulatino, aunque vemos con alegría que cada vez son más los jóvenes que están adquiriendo viviendas aquí. No somos muchos, pero queremos vivir dignamente.

Usted a buen seguro sabe que en este barrio padecemos un problema cada vez más serio con el suministro de agua. Tanto ha empeorado la situación, que el descontento y el disgusto está presente en los corros de vecinos, en el boca a boca; y, también, nos consta, en las muchas llamadas que se han efectuado al ayuntamiento y a esta asociación. Las deficiencias en el servicio se sufren también durante el invierno; pero es en esta época cuando la situación se hace verdaderamente difícil y enojosa. Es exasperante no poder elegir a ciencia cierta la hora a la que uno puede darse una ducha para aliviar los rigores del calor; comprobar que una lavadora se estropea porque deja de afluir el agua en mitad de un lavado; remojar unas verduras con agua barrosa. Son ejemplos cotidianos, diarios, que causan mucho engorro.

Nos congratulamos de vivir en una ciudad que pretende ser referente en nuevas tecnologías, y que ciertamente lo es en cultura, traspasando incluso el ámbito de nuestra comunidad autónoma. Una ciudad con estas miras no debe tener deficiencias de agua. No podemos resplandecer por fuera y tener nuestros grifos llenos de agua turbia que sale a borbotones, cuando sale.

No sólo queremos saber cuáles son las causas, sino que se solucione el problema. A los damnificados por un terremoto, que sufren las consecuencias de las malas construcciones en las que viven, de nada les sirven las concienzudas explicaciones de los arquitectos sobre por qué se derrumbaron sus cimientos, si no les construyen unas nuevas; de poco puede servirnos a nosotros en este barrio conocer el entramado de tuberías de la ciudad, las bajadas y subidas de presión o las características topográficas del terreno, si eso no nos proporciona ninguna capacidad de acción para tener agua; que eso es lo que realmente queremos, tener agua limpia en nuestros grifos a cualquier hora, como cualquier otro ciudadano de Huesca.

Nos dirigimos a usted personalmente, conocedores de su inquietud por el Casco Viejo y de su compromiso por resolver los problemas que lo aquejan. La solución del problema que le exponemos es urgente. El Casco merece respuestas. Muchas gracias por su atención.

Comentarios