Aragón reclama y se informa

Llega el verano y con él los viajes, el ocio y las vacaciones. A este respecto, el Departamento de Salud, Cosumo y Servicios Socialiales ha informado de que el pasado año los aragoneses presentaron 1.944 reclamaciones y solicitudes de información relacionadas con estos temas.

Los motivos más frecuentes fueron el incumplimiento en las características del trasporte concertado, alteraciones del itinerario y del calendario programado, el alojamiento en establecimientos de inferior categoría a la contratada, la anulación de viajes sin reembolso de las cantidades adelantadas y la falta de concordancia de la oferta publicitaria con los servicios ofrecidos.

Desde la dirección General de Consumo se recuerda a los ciudadanos que los derechos de los consumidores no tienen vacaciones y ?hay que exigir el cumplimiento de los contratos típicos de la temporada estival para impedir que algunos hagan su particular agosto?. Entre las recomendaciones generales figuran las de planificar con antelación las vacaciones, conservar todas las facturas, folletos publicitarios y cuantos documentos permitan una posterior reclamación y evitar la contratación en los momentos de mayor demanda.

Uno de los problemas habituales en verano es el llamado "overbooking" aéreo. En estos casos, en los que se deniega el embarque por no existir plazas suficientes, el consumidor tiene derecho a elegir entre el reembolso del precio del billete, el traslado a su destino por el medio más rápido o la elección de una fecha posterior a su conveniencia. El viajero también tiene derecho a una indemnización.

En los viajes combinados, el organizador o detallista debe facilitar un folleto informativo claro y preciso sobre la oferta de viaje, cuyo contenido es exigible y vinculante. El empresario tiene el deber de informar al consumidor de todas las cláusulas antes de la firma del contrato, teniendo derecho el consumidor a una copia del mismo.

En materia de alojamientos, lo aconsejable es informarse antes del viaje de los derechos que asisten al consumidor, y de los precios, situación y servicios de estos establecimientos.

En caso de conflicto, y no siendo posible un acuerdo amistoso, pueden presentarse las correspondientes reclamaciones en la oficinas municipales de información al consumidor, asociaciones de consumidores y usuarios, en los servicios provinciales de los departamentos de Salud, Consumo y Servicios Sociales, y de Cultura y Turismo, así como en las juntas arbitrales de consumo de la Comunidad Autónoma. Existe, además, un teléfono gratuito de atención al consumidor: 900.12.13.14.

Comentarios