¿El saber no ocupa lugar?

La frase la hemos oído muchas veces, infinitas cuando llegan épocas de exámenes como esta y los padres no se cansan de decírselo a su hijos, más aún cuándo estos les preguntan una y otra vez, cuestiones del estilo: ?¿para qué me sirve saber como se hace una raíz cuadrada si yo lo que quiero es ser actor??.

Pero por numerosas que sean las ocasiones en las contestamos con el socorrido el saber no ocupa lugar hijo mío, tanto esos padres como todos nosotros sabemos que no es del todo cierto, y sino ¿por qué hay tantos trasteros que están llenos de libros?

Por suerte, y la verdad es que no sé a quién se lo tenemos que agradecer, a alguien se le ocurrió la idea de inventar las bibliotecas. Maravillosos lugares repletos de libros de lo más variado: enciclopedias, novelas, diccionarios, ensayos.....donde no sólo se guardan sino que se pueden consultar.

La Provincia de Huesca cuenta con una amplia red de bibliotecas. En cada una de las localidades hay, al menos, un local destinado a la lectura. Huesca capital cuenta con siete bibliotecas de uso público, y está previsto que a finales de este año se incremente el número con la apertura de la del Barrio de Santo Domingo y San Martín.

El nivel de uso de estos centros es muy elevado si lo comparamos con los porcentajes de otros puntos de España. Pero todavía necesitan mejorar si quieren pasar el examen con nota. Son pocos los recursos que se destinan a la compra de fondos, cuestión clave por otra parte, ya que da a la larga el nivel de infraestructura.

En las películas, sirva de ejemplo La Bella y la Bestía, vemos salones, casi siempre de madera, repletos de estanterías y escaleras con las que alcanzar los libros que se extienden desde el suelo hasta el techo. Pues bien, nuestras bibliotecas, y digo nuestras por referirme a aquellas a las que solemos acudir, no son tan bonitas (no nos vamos a engañar) pero no les tienen nada que envidiar.

Las bibliotecas están cambiando, ya no son meros lugares donde almacenar libros y ponerlos en disposición de ser consultados. Son mucho más. CD`s, revistas, DVD´s, películas de video o accesos a internet son algunas de las novedades que caracterizan a las nuevas bibliotecas. En definitiva, estos espacios se han convertido en puntos de consulta, de estudio o de encuentro donde mayores, pequeños y estudiantes pueden comprobar en primera persona que el saber, a veces, sí ocupa lugar.

Comentarios