Jean Lassalle pide más seguridad en el valle del Aspe y el Estado le responde que está asegurada

El diputado francés de UDF (Union pour la Démocracie Française), Jean Lassalle, tuvo una intervención tan sorprendente como atrevida, el pasado martes, en la Asamblea nacional. Interrumpió, de manera inesperada al ministro del Interior, entonando el canto bearnés ?Aquellas montañas?. Intentaba así protestar contra el cierre de la brigada de gendarmería de Urdos, y contra la instalación en Olorón de los gendarmes encargados de garantizar la seguridad del túnel de Somport.

Responsables del Estado respondieron sin demora a la intervención ?a capella? del parlamentario pirenaico. La prefectura de Pirineos Atlánticos le recordó dos cuestiones. Por una parte, que la brigada de Urdós fue construida en un ?pasillo? de avalanchas. Cada año, durante el periodo de riesgo, las autoridades estaban obligadas a evacuar al personal y sus familias. Esta situación no podía mantenerse. Además, nadie podía tomar una decisión, bajo el riesgo de una responsabilidad penal. Por ello, y en virtud del principio de precaución, el ministerio del interior decidió, en diciembre de 2002, cerrar la brigada y reorganizar la gendarmería en el valle de Aspe.

También se habló del dispositivo de seguridad carretera puesto en servicio tras la apertura del túnel de Somport. Se asegura que un puesto permanente de gendarmería confirma la seguridad de los dos kilómetros en la parte francesa. Cuenta con una brigada motorizada de autopistas, creada el pasado verano para controlar el tráfico transfronterizo. Jean Lassalle quería, a la vez, defender los efectivos de la gendarmería en Olorón y conseguir que esta unidad sea implantada en Urdos, cerca de la entrada del túnel. Sin embargo, se le informó de que ambas opciones no son compatibles.

Un estudio llevado a cabo por los ministerios de defensa y del interior llevó a los poderes públicos a concebir un esquema de conjunto de la seguridad carretera en el valle. Los efectivos de la brigada de Bedous pasarían de 6 a 9, después a 12 militares, y la brigada motorizada de autopista se implantaría a Olorón.

Una dificultad unida al túnel tendría repercusiones, a partir del cruce carretero de Olorón y en el conjunto de la carretera RN 134, entre esta ciudad y el túnel. El dispositivo se apoya en una presencia permanente en el túnel y una capacidad de refuerzo de primera urgencia a partir de la brigada de Bedous.

En resumen, y de lo que se le contestó al diputado Jean Lassalle, se desprende que la seguridad en el valle entre Bedous y el túnel estará más asegurada, puesto que de 8 a 9 militares serán disponibles de forma inmediata, en lugar de los cinco ó seis que hay en la actualidad. Las familias pasarán de doce a diecisiete, puesto que se ha decidido alojar en Bedous a los cinco militares que trabajan en el seno del centro de cooperación policial y aduanera. En total, según la prefectura, entre Olorón y el túnel de Somport, en 48 kilómetros, habrá 23 militares suplementarios de la gendarmería, que se encargarán de la seguridad del tráfico. Además, aseguraba que no se reducirá el servicio público en la circunscripción del diputado Jean Lassalle.

Comentarios