Un técnico del Gobierno de Aragón, Medalla de Honor de la Carretera

Vicente Selma Tejero, Jefe de la Unidad de Delineación del Gobierno de Aragón (hoy ya jubilado), va a recibir este miércoles la Medalla de Honor de la Carretera. Su profesionalidad y la perfección con la que siempre ha desempeñado su trabajo le han hecho merecedor de este galardón.

Estas Medallas, otorgadas por la AEC desde 1966, son un reconocimiento público a todos los hombres y mujeres que día a día, y a menudo de forma anónima, trabajan para que nuestras vías sean mejores y más seguras. En esta edición, la Ingeniería de Caminos como colectivo profesional recibirá la Medalla de Oro, máxima distinción que otorga la AEC. El trabajo eficaz y continuado de todos los profesionales e instituciones que conforman el sector (asociaciones, colegios, escuelas...) ha determinado la concesión del galardón, cuya entrega coincide, no por casualidad, con la celebración de algunas fechas clave para la Ingeniería de Caminos.

Así, en este año 2003 se conmemora el bicentenario del nacimiento en Madrid de la primera Escuela de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de nuestro, el 150º aniversario de la Revista de Obras Públicas, el centenario de la Asociación de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y el 50 cumpleaños del Colegio de Ingenieros de Caminos.

Otro de los protagonistas de este acto será el Ministro de Obras Públicas, Transportes y Vivienda de Portugal, António Pedro Carmona Rodrigues, al que se le ha concedido la Medalla Internacional. Carmona recibe esta distinción por la contribución de su Gobierno a la mejora de las comunicaciones entre España y el territorio lusitano, así como entre la Península Ibérica y Francia y el resto de Europa.

Las Medallas son también un reconocimiento público al valor y la entrega de aquellos profesionales que en su quehacer diario exceden el puro cumplimiento de su deber. Como Joaquín José Flores, miembro de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, que el 2 de febrero del pasado año se encontraba patrullando cuando vio un coche que circulaba en sentido contrario. Ante esta situación de peligro, y sin pensar en el riesgo que corría, Flores inició la persecución del vehículo infractor, se encaramó a la puerta del coche, que seguía en marcha, introdujo la mano por la ventanilla hasta la llave de contacto y apagó el motor, logrando que el automóvil, cuyo conductor se encontraba en un alto estado de embriaguez, se detuviera finalmente sin que nadie resultara herido.

Pero mantener la seguridad en la carretera no siempre es una historia con final feliz. El guardia civil Francisco José García murió el pasado mes de febrero mientras socorría a los ocupantes de un automóvil que había chocado contra un muro. Otro coche, que no pudo frenar a tiempo, le embistió con resultado fatal. Ese día, Francisco José estaba en su casa fuera de servicio, pero su sentido del deber le hizo acudir en auxilio de las víctimas. Ambos guardias civiles, junto con otros cinco agentes de la Benemérita recibirán la Medalla de Honor de la Carretera.

En este acto también serán galardonados dos miembros voluntarios de Cruz Roja: Joseph María Mayol, de Tarragona, y Ángel Llauger, de Calella (Barcelona). Mayol lleva 15 años como conductor de ambulancia y Llauger, ahora jubilado, ha dedicado más de 30 años de su vida al auxilio de las victimas de los accidentes como Jefe de Destacamento. Ambos han mostrado su entrega respondiendo a cualquier hora y día a las llamadas de emergencia.

Pero hay otras formas de contribuir a la seguridad vial que, aunque menos llamativas, son igualmente valiosas. Por ello, la AEC también reconoce y valora con estas Medallas de Honor el esfuerzo de todas las personas que se dedican al planeamiento y gestión de las infraestructuras, a su construcción y mantenimiento, o a la gestión del tráfico: camineros, personal de conservación, técnicos de laboratorio, encargados de obra, capataces, jefes de Tráfico...

Además, se otorgan tres Medallas con Mención Especial, que en esta ocasión han recaído en: Francisco Achútegui Viada, Jefe del Área de Evaluación y Escala Real del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex); Antonio Aguilar Mediavilla, Diputado de Obras Públicas y Urbanismo de la Diputación Foral de Álava, y, a título póstumo, a Juan Carlos Sánchez Triguero, Jefe del Servicio de Construcción de la Dirección General de Carreteras de la Comunidad de Madrid.

En total se entregarán 44 Medallas de Honor, bien a título individual bien a título colectivo. Entre los galardonados, El Rey Juan Carlos I es sin duda el más destacado de los galardonados con Medalla de Oro de la Carretera. El pasado mes de abril, Don Juan Carlos recibió en el Palacio de la Zarzuela a una delegación de la AEC encabezada por su presidente, Víctor Montes, quien entregó en nombre de toda la institución que representa la Medalla de Oro a S.M. El Rey. A lo largo de las casi cuatro décadas de historia de estas Medallas que la Asociación Española de la Carretera promueve y organiza, más de un millar de personas e instituciones han recibido el galardón en sus diferentes categorías. Entre ellas, la Vicepresidenta de la Comisión Europea, Loyola de Palacio; Robert O. Swain, Presidente de la Federación Internacional de Carreteras (IRF); los ex Ministros de Obras Públicas, Gonzalo Fernández de la Mora y Federico Silva Muñoz; Cruz Roja Española o la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. Los galardonados han sido seleccionados por un Comité específico de entre más de un centenar de propuestas realizadas por diversos organismos vinculados a la carretera: Administraciones Públicas (Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento y de las distintas Comunidades Autónomas, Diputaciones Provinciales, Cabildos y Consells Insulares; Dirección General de Tráfico.), universidades, centros docentes y de investigación, asociaciones sectoriales y empresas privadas.

Comentarios