Presentada la ‘Guía Práctica de la Energía’

El secretario de Estado de Energía, Desarrollo Industrial y de la PYME y presidente del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), José Folgado, ha presentado en la Feria del Libro de Madrid la " Guía Práctica de la Energía. Consumo Eficiente y Responsable". El libro es una publicación elaborada por el IDAE, Entidad Pública Empresarial del Ministerio de Economía, y tiene como objetivo promocionar la utilización racional de los recursos energéticos y un mayor uso de las energías renovables.

El constante incremento de la demanda de energía debido al desarrollo económico , la excesiva dependencia de suministros externos o el impacto del consumo de energía sobre el medio ambiente constituyen grandes desafíos , a los que se puede hacer frente mediante la mejora de la eficiencia energética y el uso progresivo de recursos de origen renovable.

Siendo precisamente esa su misión estratégica y para contribuir a que los ciudadanos españoles, como consumidores, adquieran una mayor conciencia sobre el valor de la energía y de las ventajas de su uso correcto en la vida cotidiana, el IDAE ha elaborado esta publicación, dirigida fundamentalmente a los consumidores domésticos.

Según declaró Folgado ?el mensaje de la utilización racional de los recursos energéticos y la promoción de un mayor uso de las energías renovables tiene que calar en toda la sociedad. Este mensaje debe transmitirse de un modo claro, sencillo y contundente, por todos los medios puestos a nuestro alcance, si queremos seguir manteniendo, e incluso aumentando, el nivel de calidad de vida que actualmente disfrutamos?.

Con 230 páginas de papel reciclado y más de 500 ilustraciones, la Guía Práctica de la Energía ofrece al ciudadano una información clara que le facilitará la toma de decisiones a la hora de consumir energía en su casa o en sus desplazamientos , identificando no sólo las oportunidades que tiene para optimizar ese consumo, sino también pautas de comportamiento razonables que, llevadas a la práctica, redundarán en la mejora de su economía familiar, en la de su calidad de vida y en la del medio ambiente.

"Energía y Abastecimiento", "la calefacción y el agua caliente" "Los electrodomésticos", "la comunidad de propietarios", "la vivienda nueva", "la basura doméstica", "El puesto de trabajo" y " El Coche", son los grandes capítulos que forman esta Guía, repleta de consejos muy prácticos y en la que se ha hecho especial hincapié en el tema del etiquetado energético, una herramienta informativa al servicio del consumidor para que a la hora de comprar un nuevo equipo doméstico o un vehículo reconozca de forma inmediata su grado de eficiencia . La Guía se cierra con unos anexos que incluyen un diccionario, un glosario de unidades y direcciones útiles.

La energía resulta esencial para contribuir al mantenimiento y progreso de la sociedad. Todo lo que nos rodea funciona gracias a ella: el transporte, las industrias, los electrodomésticos, la calefacción e iluminación de nuestros hogares... Sin las infraestructuras de abastecimientos energéticos que hoy disfrutamos en nuestro país, sería inimaginable el grado de desarrollo que hemos alcanzado.

Impacto económico

También contribuye a nuestro desarrollo y calidad de vida el equipamiento consumidor de energía que poseen nuestras industrias y nuestros viviendas, ya a nivel similar, en cantidad y calidad, a los de la media de la Unión Europea. Pero el uso de energía tiene un impacto decisivo tanto sobre la economía familiar como sobre la global del país, y sobre el medio ambiente, impacto que es diferente según las fuentes que se utilicen y la forma de consumirla.

Para Folgado ?la seguridad de abastecimiento a precios razonables es una prioridad para la Unión Europea y también para España, y sólo la podremos conseguir diversificando los abastecimientos y aumentando la eficiencia en el consumo. Esta es la mejor receta para seguir incrementando nuestro nivel de vida y la competitividad del sistema productivo, y alcanzar así la situación de los países más desarrollados que, a su vez, son los que tienen mayor índice de eficiencia energética?.

En España, como en los países de nuestro entorno, el rápido aumento tanto de la calidad de vida como de la competitividad del sector industrial, donde la intensidad energética (consumo de energía por unidad de PIB) ha disminuido en un 11% en los últimos 10 años, son la causa de que los problemas de racionalización del consumo de energía no se manifiesten actualmente en torno a las grandes instalaciones industriales. En esta nueva situación, los sectores de la edificación y del transporte son los prioritarios en las políticas de aumento de eficiencia en el consumo de energía.

El consumo de energía de los hogares- calefacción, agua caliente, iluminación, electrodomésticos- y del coche privado, representa el 30% del total nacional, lo que equivale a un consumo de energía similar a de todo el sector industrial.

Folgado recalcó que ?si ciertos hábitos de consumo racional de energía no están perfectamente implantados no se puede achacar a falta de interés, sino más bien a falta de información, tanto de las tecnologías que continuamente se están incorporando al mercado, como sobre el uso adecuado de los equipos de consumo, cada vez más eficientes?.

Como ejemplo expuso el tema de los coches, que han reducido su consumo en un 9% desde el año 1995, esperándose alcanzar una reducción del 25% en el año 2008. Algo similar ocurre con lo electrodomésticos, cuyo consumo desde el año 1992 hasta el año 1999 ha disminuido una media del 29% en el conjunto de países de la Unión Europea.

Eficiencia y racionalidad

?Por tanto ?añadió- es perfectamente posible aumentar el nivel de vida, sin que lo haga el consumo de energía en la misma proporción. Para que ello ocurra, es necesario que se adquieran los equipos más eficientes, y que se utilicen de una forma racional?.

De ahí la importancia de dirigir el mercado hacia los elementos de consumo más eficientes, favorecer la implantación de unos servicios de transporte y de sistemas en la edificación también más eficientes, e inculcar en toda la población hábitos y pautas de consumo racionales. Por ello, el IDAE ha querido con esta Guía sobre la energía, contribuir a formar e informar a los ciudadanos en general sobre el consumo racional en aquellos ámbitos donde sus decisiones son decisivas para orientar el consumo.

La publicación de la Guía no es una medida aislada que, evidentemente, por si sola tendría efectos limitados. Se trata una de las muchas actividades que para fomentar la eficiencia energética y la promoción de las renovables se están llevando a cabo. Además, el Ministerio de Economía y el IDAE, con el apoyo de otros departamentos ministeriales, han elaborado un primer documento técnico de Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España para el periodo 2004-2012, cuyo objetivo es un aumento de la eficiencia energética para que el incremento de la intensidad energética (energía necesaria por unidad de producto) se sitúe por debajo del crecimiento de la actividad económica. Este documento será objeto de análisis y debate en las próximas semanas por parte de la Administraciones autonómicas y locales, sectores económicos, agentes y organizaciones sociales. ///.

Comentarios