Mucho más que un perro

Todos los alumnos de primaria del Colegio Juan XXIII, que han sido espectadores de primera línea de una exhibición canina de las unidades especiales de la Guardia Civil, han llenado el patio del centro de aplausos, exclamaciones de asombro y sonrisas.

Media hora ha sido suficiente para que el grupo cinológico de la Guardia Civil de Aragón demostrase que los perros son mucho más que animales de compañía. Cinco guardias civiles se han encargado de presentar a estos extraordinarios animales en acción con una serie de ejercicios en los que han detectado drogas, detenido a un delincuente y rescatado a una persona.

La obediencia es la clave que distingue a estos perros. Pasean al lado de su responsable, no se mueven si no se les da la orden, no se inmutan ante los disparos y atacan sólo cuando su entrenador se lo indica. Nueve meses de adiestramiento en Madrid es el tiempo que se necesita para convertirles en una pieza fundamental del Cuerpo de la Guardia Civil, ya que sin su ayuda no se podrían llevar a cabo muchos servicios.

Se suele decir que los ?perros ven con la nariz?, razón que los convierte en los mejores detectores de droga o explosivos y en unos rescatadores de primera. Por ejemplo, cuando una persona se extravía desprende unas sustancias que caen al suelo y sólo los perros pueden detectarlas, ubicar a la persona y llegar a salvarle la vida.

En el caso de los detectores de drogas, el entrenamiento no se centra en aficionar al perro a las drogas y ?tenerle con el mono? sino que consiste en originar en el perro una asociación de ideas. Allí donde está la droga esconden un juguete, de modo que el animal cada vez que olfatea esas sustancias, se detiene y alerta para obtener su juego.

Comentarios