Tomar rayos UVA tiene más riesgos de los que parece

Los rayos UVA se han convertido en algo tan habitual, que en la mayoría de las ocasiones no se piensa en las consecuencias negativas que tienen ni en las precauciones que se deben tomar a la hora de exponerse a las radiaciones ultravioletas. Sin embargo, las autoridades en este caso sí han previsto los riesgos, y por eso existe un Real Decreto que regula la utilización e información a suministrar al usuario de los aparatos de rayos UVA.

El Real Decreto que regula esta materia, recoge, entre otros aspectos, las limitaciones de los aparatos en cuanto a la potencia de las radiaciones y la longitud de onda, la documentación exigible de los centros que posean estos aparatos y la información que se debe dar al usuario antes de exponerse a las radiaciones, como explica la responsable de la Oficina de Información al Consumidor de Jaca, Rosa Aso.

Cada vez son más los centros que cumplen los requisitos especificados en este Real Decreto, pero no sólo los centros deben tomar medidas en este aspecto. Las personas que se expongan a rayos UVA deberían tomar una serie de precauciones como usar gafas protectoras, o usar cosméticos ni filtros solares, no tomar rayos UVA en periodos en que se tomen medicamentos, no exponerse al sol y al aparato el mismo día, dejar 48 horas de tiempo entre sesión y sesión de UVA, y consultar con un médico en caso de aparición de ampollas, heridas o enrojecimiento, entre otras cosas.

Además en los centros que posean estos aparatos debe haber información en un cartel que sea legible a cinco metros de distancia, y en el que se lea que las radiaciones pueden provocar cáncer de piel y dañar gravemente los ojos, obligatorio usar gafas de protección, prohibido el uso a menores de 18 años y desaconsejados para embarazadas, y que ciertos medicamentos y cosméticos pueden provocar reacciones indeseables, según el Real Decreto.

Otro aspecto importante es que los centros deben cumplir unas condiciones higiénico-sanitarias y de mantenimiento como la desinfección tras cada sesión de las gafas de protección, materiales y camas solares o la revisión técnica anual de los aparatos, como explicaba Rosa Aso.

Comentarios