Diario de un excandidato

Cristina Pérez

Estoy desperezando todavía a mi subconsciente, anda tan dormido, que en un momento de la mañana, me ha llevado a pensar que todavía estábamos en campaña. Le ha despertado la enésima llamada al móvil para felicitarme. Porque ya no soy candidato, el titulo me lo dieron ayer lo votantes, el de alcalde con holgura.

Ahora llegan los análisis, algún pacto que llevarnos a la boca si la ocasión lo requiere, y el buceo en la vida municipal de la que conozco tan poco, pero me han dicho que confíe en los funcionarios. En fin. Que estoy que no me lo creo; sólo ha habido un momento en el que he asumido mi condición de futuro alcalde: mi familia.

Han pasado de llamarme, con guasa, ?candidato? a llamarme ?alcalde? con una seriedad que casi me ha emocionado.

¡¡Si supiérais las cosas que me han pasado por la cabeza¡¡. Primero una alegría tonta que me hacía comer croquetas a lo loco en la sede del partido; después cuando comenzaron a llamar los periodistas, empecé a poner el primer pie en el suelo y cuando me enteré de que los adversarios me lo pondrán dificil a la hora de los pactos, pisé definitivamente con los dos. Pero la emoción es cosa del corazón y nunca he sido ducho en controlarlo. Asi que quizá se me esté notando que ando con la vanidad un pelín desbordada. Pero voy a ser alcalde, el mérito no será sólo mio pero algo contaré yo ¿no?.

P.D: Un mensaje para los otros candidatos. Todos los que han luchado en el mismo campo que yo, pero en diferentes frentes, a todos lo que han llegado a concejales y a los que no: ha sido un placer compartir esta batalla con vosotros. Espero que , ahora, sepamos dejar las armas y utilizar un pelín más el diálogo. Que la serenidad nos acompañe .

Comentarios