Crefco denuncia el mal estado de la línea Huesca-Canfranc

La Coordinadora para la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Oloron (CREFCO) ha destacado en nota de prensa las malas condiciones de la línea ferroviaria Huesca-Canfranc, de forma que los trenes no circulan a más de 40 kilómetros por hora entre Jaca y Canfranc, de forma que el viaje se ha prolongado más de una hora.

El descarrilamiento de un tren de mercancías que tuvo lugar a la entrada de la estación de Huesca este lunes pudo deberse muy probablemente -señala la Coordinadora para la Reapertura del Ferrocarril Canfranc-Oloron (CREFCO) en nota de prensa-, a las obras que se realizan preparando la llegada de la alta velocidad. Dentro de pocos meses, la vía férrea entre Zaragoza y la capital oscense estará en excelentes condiciones ?continúa la nota-, pero ello ?no debe hacer olvidar el pésimo estado de la línea entre Huesca y Canfranc?.

CREFCO señala, según recoge Aragón Press, que tres meses después de que esta línea se cerrara al tráfico de trenes durante algunas semanas, ?se supone que para reparar las deficiencias que provocaron tres descarrilamientos y el choque de un tren contra la boca de un túnel?, las condiciones en que se encuentra la vía ?siguen siendo lamentables?. Tan deficitario es su estado que se ha limitado la velocidad de los trenes a 60 km/h entre Huesca y Ayerbe, a 50 km/h entre Ayerbe y Jaca, y a 40 km/h entre Jaca y Canfranc. ?De esta forma, se garantiza la seguridad de los convoyes por el sencillo procedimiento de que, al circular tan despacio, si se produjera un desprendimiento de rocas sobre la vía los conductores tendrían tiempo para detener el tren antes de arrollarlas?, afirma la Coordinadora.

La consecuencia de todas estas circunstancias es que ?el tiempo de viaje se ha prolongado hasta en una hora?, de forma que viajar en tren a Canfranc (con transbordo en autobús entre Zaragoza y Huesca, a consecuencia de la falta de capacidad de la ronda ferroviaria sur) cuesta ahora casi cinco horas, cuando ese mismo trayecto se realiza por carretera en dos horas. No es extraño, por ello ?manifesta CREFCO-, que los trenes circulen todos los días prácticamente vacíos. ?De esta forma, el ferrocarril de Canfranc sigue abierto para los viajeros, pero no sirve para nada?, afirma el comunicado.

La Coordinadora recuerda que cuando se produjeron los accidentes de enero y febrero, se anunció que RENFE iba a invertir tres millones de euros para obras de emergencia en la línea. ?Pero, hasta el momento, esas obras no se han realizado?, señala. En opinión CREFCO, ?resulta imprescindible consolidar trincheras y taludes, limpiar las cunetas y desagües, sustituir el 25% de las traviesas de madera por otras de hormigón, reemplazar los tramos de carril más deteriorados y soldar las juntas de los carriles, así como instalar encarriladoras a la entrada de los puentes y de los tramos en los que, en caso de descarrilamiento, podría despeñarse un tren?.

Asimismo, la nota señala que ? una actuación de este tipo solo serviría para mantener la línea operativa y segura durante unos pocos años, los que faltan para que sea renovada en su totalidad, implantando el ancho europeo y electrificándola a 25 kV, tal como prevén los proyectos de renovación que se están redactando en la actualidad?. Dicha renovación, entiende CREFCO, deberá realizarse antes de 2007, incluso si Francia incumpliera su compromiso de reabrir en esa fecha la línea, entre Canfranc y Pau. ?Solo así podrá atenderse en las debidas condiciones a la demanda de transporte regional de viajeros y al creciente tráfico de mercancías, y solo así podrán alcanzarse las grandes expectativas que la llegada de la alta velocidad Madrid-Zaragoza-Huesca ha suscitado en el tráfico turístico con destino al Pirineo aragonés?, manifiesta.

Finalmente, la Coordinadora incide en el ?imparable deterioro a que sigue sometido el grandioso edificio de la estación de Canfranc?, cuya rehabilitación ?continúa la nota- ?sigue sin iniciarse por falta de fondos?, desde que el consorcio Canfranc 2000, integrado por el Ministerio de Fomento, el Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento de Canfranc e Ibercaja, aprobara hace dos años el proyecto redactado por el arquitecto Pérez Latorre. ?Entendemos que la recuperación de este edificio debe acometerse de inmediato, sin esperar a que pueda desarrollarse el ambicioso plan de reutilización de toda la plataforma ferroviaria, ya que éste puede tardar aún varios años y, mientras tanto, la ruina amenaza a uno de los más valiosos elementos del patrimonio cultural aragonés?, concluye el comunicado

Comentarios