Un año después del derribo de Casa Vilas, todavía no se ha empezado a construir

2003052929 casa vilas.jpg

Este jueves hace un año exactamente que se procedió a demoler la conocida como Casa Vilas y varios edificios más de la Nevería. Unos trabajos que se prolongaron a lo largo de un mes.

Sin embargo, un año después, el solar continúa sin ninguna edificación. La propiedad mayoritaria, la promotora Incoproal, después de no poder cerrar un acuerdo con el resto de propietarios para que entrasen en la junta de Compensación, solicitó al ayuntamiento que expropiase las propiedades. El consistorio oscense aseguró que no expropiaría por vía de urgencia, por lo que recomendaba que, antes, se llegase a un acuerdo económico entre las partes. El último pleno municipal aprobó la relación de bienes y derechos a expropiar definitivamente, debido al incumplimiento de algunos propietarios de las cuotas de urbanización que la junta de compensación había aprobado. Tras ello, esta Junta solicitó la expropiación, para la que el ayuntamiento de Huesca ya ha iniciado los trámites. Sin embargo, las conversaciones para llegar al justiprecio corren a cargo de la Junta de compensación, y sólo cuando se haya alcanzado un acuerdo se podrá comenzar a construir.

Esta complicada situación sigue manteniendo paralizada esta promoción de viviendas, en la que se proyectó la construcción de oficinas y apartamentos, además de reconstruir un pasaje tan tradicional como el de la Nevería.

Durante los últimos años, el estado de ruina de Casa Vilas obligó, primero, a situar unas redes en la fachada para evitar la caída de cascotes a la calle, y posteriormente a vallar parte de su perímetro, puesto que el peligro cada vez era más evidente. La situación del interior del inmueble hizo temer a los responsables municipales, ya que había zonas que se encontraban apuntaladas y otras en un estado lamentable. Ello supuso que se acelerase su derribo. La obra de derribo de hace un año consistió en desmontar, prácticamente pieza por pieza el tejado y los dos pisos más altos, para derribar, posteriormente, el resto de la edificación. A lo largo de algo más de un mes, continuaron estas obras de derribo así como de extracción de escombros.

Comentarios