Casa Aísa y Casa Vilas en el dique seco

2003053030 casas aisa y vilas.jpg

Por tres se ha multiplicado ya el presupuesto de Casa Aísa. La obra no ha comenzado, solo se han llevado a cabo parte de las excavaciones arqueológicas, y el retraso del proyecto acumula ya más de cuatro años. Retraso, que también afecta a la intervención de Casa Vilas, que ayer cumplió un año del derribo de los inmuebles de esta manzana. En el solar se construirán viviendas pero la falta de acuerdo entre los propietarios lo impide, de momento.

El Centro de Día de Casa Aísa costará 4,2 millones de euros, 680 millones de pesetas, tras la última prescripción de Patrimonio, en la que obliga a excavar una zona en la que no se había intervenido. Ello significa más presupuesto y más retraso en el proyecto.

La última reunión de la Comisión de Seguimiento de Casa Aísa conocía este último extremo. Las excavaciones, que en un principio iban a costar 72.000 euros, ahora se presupuestan en 300.000.

El problema en todo momento han sido los restos arqueológicos que se han hallado en el subsuelo del inmueble y el requerimiento de patrimonio de conservar la fachada del edificio original del palacio denominado Casa Aísa.

En Casa Aísa, la consejería de Salud, el Ayuntamiento de Huesca y la Caja de Ahorros de la Inmaculada tienen previsto construir un centro de día para la tercera edad, centro de día que finalmente va a costar tres veces más de lo normal en este tipo de infraestructuras. Ahora el problema es quién asume el desfase presupuestario que desde el principio va acumulando el proyecto.

Este proyecto comienza su andadura hace tres mandatos, aunque es en el actual cuando el Consejero Alberto Larraz, decide que el centro de día que se iba a habilitar en el antiguo convento de Capuchinas, se ubique en Casa Aísa, y Capuchinas sea reorientado como edificio para la diplomatura de restauración.

En estos momentos el centro de día tiene ya concedida la oportuna licencia de obras por parte del Ayuntamiento de Huesca, pero la prescripción dictada por la dirección general de patrimonio, va a significar, además de un aumento presupuestario, un retraso en el comienzo de las obras.

Por otra parte, María Jesús Tovar, ha explicado que Casa Vilas está en un proceso que, como todo en urbanismo, es lento. Como quiera que uno de los propietarios de la unidad de actuación no quiso entrar en la Junta de Compensación, se ha tenido que tramitar una expropiación y se está a la espera de conocer el justiprecio marcado por la autoridad competente. No obstante, antes de que comience la construcción de viviendas será necesario antes llevar a cabo las oportunas excavaciones.

Comentarios