Fantasías, aventuras, sueños y moralejas para los más pequeños

Un montón de nadas, El pirata Garrapata, Fray Perico y su Borrico o los tradicionales Pinocho y Cenicienta son algunos de los cientos y cientos de títulos de publicaciones dedicados a los verdaderos reyes de la casa. Conocemos sus historias, hemos recorrido varias veces el bosque con Caperucita y resucitado con Blancanieves después de recibir el maravilloso beso de un verdadero príncipe azul, pero ¿cómo está actualmente el mundo del libro infantil y juvenil?

Los datos son los que son y no dan pie a equívocos. La producción de libros infantiles y juveniles en España se caracteriza por su dinamismo, tanto la abundancia de títulos como las numerosas propuestas de nuevas colecciones, que integran una oferta muy variada, lo ponen de manifiesto.

El panorama de los últimos años muestra una gran estabilidad, y al mismo tiempo, una voluntad de innovación que queda reflejada en el lanzamiento de nuevas colecciones cada año.

Los tiempos han cambiado y en este caso para bien. Los autores españoles cuentan hoy en día con una importante presencia en colecciones infantiles y juveniles, en especial si se compara con la escasa participación de hace unos años, cuando las traducciones inglesas y francesas, principalmente, se apoderaban del panorama.

Actualmente la literatura infantil y juvenil contempla todos los géneros y estilos. En narrativa, el realismo, la historia, el cuento, la novela policiaca, el misterio y el terror, los relatos fantásticos y de ciencia ficción, los libros de animales, y por supuesto, la aventura. Pero ahí no queda todo. También hay poesía y teatro y junto a ellos han adquirido una importante presencia los libros ilustrados, que pese a lo que en un principio pudiera parecer, se han convertido no sólo en libros para niños sino en lectura visual para todas las edades.

El libro infantil y juvenil en España evoluciona de forma favorable y tenemos a los culpables de este avance. Editoriales privadas y organismos públicos que fomentan la producción mediante premios y difunden los libros mediante congresos, conmemoraciones o salones del libro.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte tampoco se olvida de los peques de la casa. Conscientes de la importancia de potenciar los hábitos de lectura entre este sector de la población, han puesto en marcha el Plan de Fomento de la Lectura 2001-2004 que comprende diversas acciones.

Pero ni tan siquiera en los libros el mundo es perfecto. La situación del libro infantil y juvenil también tiene su particular talón de Aquiles, su laguna por cubrir. Categorizar es arriesgado, pero quizá podamos considerar como los principales retos pendientes, por un lado, la escasa presencia de libros infantiles y juveniles en los medios de comunicación, que ayudaría al reconocimiento público de que la literatura infantil está a la altura de la escrita y publicada para adultos, y por otro lado, la mínima producción de libros de conocimiento adecuados al público más joven.

El segundo de los retos no está en nuestras manos, pero buena parte del primero sí. Desde aquí les invitamos a participar en la Feria del Libro, a que paseen y descubran y por si no les hemos convencido, atentos, eso es sólo una de las enseñanzas que nos regalan los libros:

Aprovecha el día. No dejes que termine sin haber crecido un poco, sin haber sido un poco feliz, sin haber alimentado tus sueños.

No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.

No dejes de creer que las palabras y la poesía pueden cambiar el mundo.

No dejes nunca de soñar. No caigas en el peor error: el silencio.

Disfruta del pánico de tener la vida por delante.

Aprende de quienes puedan enseñarte

NO PERMITAS QUE LA VIDA PASE SIN QUE LA VIVAS

Comentarios