Cartas al director: Acoso psicológico en Jaca

Arancha García-Carpintero Broto (Responsable Provincial de CC.00. en Huesca)

Resulta curioso, al menos, que a dos días de las Elecciones Municipales los partidos políticos jaqueses -PP, PAR, PSOE y CHA- hagan una única declaración, favoreciendo y respaldando al psicólogo del Centro Municipal de Drogodependencias de Jaca, y supuesto culpable del hostigamiento a Beatriz, trabajadora social acosada. Además conjuntamente con la Asociación NAXÉ, de la que por cierto, es miembro de la Junta el ya "famoso" psicólogo. Y resulta curioso, porque debe ser la primera vez que estas fuerzas políticas han estado de acuerdo. Da qué pensar, porque, o tienen más razón que un santo o, por el contrario, tienen un grave problema sin resolver desde hace ya 14 años. Por tanto, se sienten responsables del consentimiento y de la falta de actuación ante los graves hechos.

CC.OO, y Beatriz no se lanzaron a los medios de comunicación sin más. Antes de esa decisión ha habido muchas actuaciones, especialmente con el Ayuntamiento, que en una de sus actas del Comité de Seguridad y Salud laboral recoge el acuerdo de separar físicamente a ambos trabajadores implicados, en un Intento de resolver el ambiente laboral crispado. Hay, par tanto, en esta actuación, un pequeño reconocimiento de unos hechos que hoy ridiculizan. Este acuerdo nunca se llevó a efecto, porque cuando llegó el momento no lo cumplieron. Hoy están protegiendo a un trabajador, sin haber Investigado los hechos.

Pero no era la primera vez que esta situación era denunciada en el Ayuntamiento de Jaca, porque desde el año 1.989 se habían manifestado verbalmente, o por escrito, las tres personas que sucesivamente compartieron el trabajo en el Centro de Drogodependencias con el psicólogo, en el mismo sentido que Beatriz lo hizo, sólo que los tres compañeros anteriores dejaron el puesto de trabajo, y Beatriz, admirable y valientemente ha decidido, al menos, hacerlo público

El estudio de Riesgos Psicosociales de la MAZ reconoce situaciones de hostigamiento reversibles. De los resultados expuestos concluye que la situación general es inadecuada en tres de los cuatro factores evaluados. En la evaluación de los puestos de trabajo, según los resultados, afirma observar que los trabajadores sociales declaran que han padecido un hostigamiento o acaso en su puesto de trabajo, siendo los niveles de Beatriz del 60% más Intensos. Está claro, ¿no?

Con respecto a la sentencia judicial que existe, únicamente es de declaración de contingencias, es decir, Beatriz solicita que su baja médica se considere enfermedad profesional, a lo que el Juez de lo Social de Huesca ha contestado con tecnicismos propios de un psiquiatra, haciendo interpretación del estado de salud psicológico de la trabajadora. Argumentaciones estas que estarían fuera de su competencia, entiendo, pero que están ya recurridas.

Y para terminar, las manifestaciones del sindicato CSIF, que desmienten los hechos, y que se despiden con una amenaza pública de querella contra mi persona, me parecen desafortunadas. Ser sindicalista no significa defender a capa y espada a cualquier trabajador, y menos desconociendo todos los hechos, sino valorar y ser capaces de resolver los conflictos. Parece que desacreditar a CCOO es su única oportunidad de captar la atención de la prensa, y lo rodean del morbo de una querella. Pues nada, ya nos veremos en el banquillo. Sólo que aún está por decidirse, quién ocupará el de acusados.

Desde estas líneas mi respaldo público a Beatriz Monteagudo, una valiente mujer, trabajadora y honesta. Ella ya sufrió en silencio la injusticia. Ahora es el momento de conocer la verdad, Muchas personas la saben, aunque la oculten.

Comentarios