Negro futuro para el pequeño tren de Artouste en Francia

Son numerosos los Altoaragoneses que en alguna ocasión han atravesado la frontera para realizar un recorrido turístico en el pequeño tren de Artouste. En la vecina región francesa del Béarn, este tren comenzó a funcionar este pasado fin de semana con muchos interrogantes sobre su futuro.

Cuenta con unos cien mil usuarios cada temporada, y constituye una de las locomotoras turísticas del departamento. Sin embargo, después de haber sido preparado para retomar su actividad a partir del 1 de junio, este domingo estuvo a punto de quedarse en la estación. Tan sólo la actuación de una delegación del servicio público le salvó de la parálisis. Y es que, el prefecto, Pierre Dartou, no permitía la explotación que supervisa la comuna de Laruns, puesto que la Cámara regional de Cuentas dice que las condiciones de explotación no están bien y tienen problemas de definición de las responsabilidades en caso de accidente.

El trasfondo de todo este asunto es complicado. El pequeño tren de Artouste es uno de los pilares económicos de la zona. Sin embargo, el problema está unido a un contencioso jurídico entre el pueblo y el departamento. En la zona se plantean varias preguntas: cuál es el futuro de Artouste, con graves déficits crónicos, quién puede aportar las inversiones necesarias y en qué condiciones técnicas y sociales.

Al parecer, ningún político bearnés se preocupa por este tren. Hay que decir, que no hace tanto tiempo, viajaban turísticamente en él unas 150.000 personas, lo que significa un importante potencial. Quien se haga cargo de este tren, deberá hacer frente a un material bastante viejo. Además, alrededor de todo este asunto, planean también problemas con la estación de esquí de la zona, que ha costado, en 10 años, más de 10 millones de euros, y sin que todavía pueda mantenerse sola.

Según los estudios analizados por los políticos de la zona, la carga de salarios de Artouste es cinco veces superior a la media nacional. La pregunta ahora es si la EPSA, empresa pública de las estaciones de altura, continuará asumiendo una cincuentena de asalariados de la cuenta de Artouste, algo sobre lo que existen serias dudas.

Comentarios